viernes, 3 de diciembre de 2010

Carrot cake


Este es el bizcocho que más me gusta. Tiene una textura ligeramente húmeda, no es excesivamente graso ni dulce y  le gusta a todo el mundo.
La utilización de la zanahoria en los dulces es muy antigua pero esta receta revivió en Inglaterra después de la 2ª Guerra Mundial cuando escaseaba el azúcar. La zanahoria tiene un sabor dulce y al añadirla al bizcocho hace que la cantidad de azúcar necesaria sea menor y además se utiliza azúcar moreno que entonces debía de ser más fácil de encontrar que la blanca.

La zanahorias que se utilizan son crudas, no hay que cocerlas previamente. Hay que utilizar levadura Royal y bicarbonato, no vale sustituir uno por el otro. Los huevos deben estar a temperatura ambiente (sobretodo si no se tiene Themomix) y de esta forma el bizcocho queda más esponjoso.

Ingredientes:
PARA LA CARROT CAKE
200 gramos de harina
2 cucharaditas de Royal o 1/2 sobrecito
1 1/2 cucharaditas de bicarbonato
1 cucharadita de sal
3 cucharaditas de canela
200 gramos de azúcar moreno
175 gramos de aceite de girasol
4 huevos
200 gramos de piña al natural
200 gramos de zanahoria

PARA EL FROSTING:
Queso tipo Philadelphia
Azúcar glass
Unas gotas de limón


Preparación:
1. Pelamos las zanahorias y las ponemos en una batidora de vaso o en el Thermomix. Añadimos la piña, el aceite y los huevos. Batimos a velocidad alta hasta que esté todo bien triturado. Si tenemos Thermomix ponemos 4 minutos a temperatura 40º C velocidad 4.

2. Añadimos el azúcar, la canela y la sal. Volvemos a batir. En Th programamos 30 segundos a velocidad 4 sin calor.

3. Mezclamos la harina con el bicarbonato y el Royal y los pasamos por un colador para que cojan aire y el bizcocho salga más esponjoso. Lo añadimos al vaso de la batidora y mezclamos. En Th programamos 6-8 segundos a velocidad 5.

4. Engrasamos un molde cuadrado y  ponemos la mezcla. Lo metemos en el horno caliente a 180º C, con calor arriba y abajo, durante 1 hora o 1 1/4 horas. Para saber si está listo, introducimos un pincho y si sale limpio está en su punto.

5. Mezclamos el queso de Philadelphia con el azúcar glass y unas gotas de zumo de limón. Cuando la carrot cake esté fría la untamos con esta mezcla.
Si no nos apetece poner esta mezcla de queso podemos espolvorear la carrot con azúcar glass.