lunes, 27 de junio de 2011

Pollo asado



 Hace tiempo que descubrí las bolsas para horno y son maravillosas, sobretodo para el pollo. Los asados quedan mucho más jugosos y se mancha no se mancha nada. En el mercado podemos comprar el pack completo, bolsa de asado y sobrecito con las hierbas para añadir o bien las bolsas y nosotros le añadimos las hierbas y especias que más nos gusten. A mí me gusta más esta última opción aunque para los iniciados el tener ya hecha la mezcla es muy cómodo. Normalmente aso el pollo y aprovecho para hacer unas patatas de acompañamiento.
Las hierbas y especial se pueden elegir según nuestro gusto y pueden ser frescas o secas. Yo suelo utilizar el tomillo y el romero frescos. El Ras al Hanout (literalmente, lo mejor de la tienda) es una mezcla de especial marroquís que se puede sustituir por otras especias como el curry (el sabor el completamente distinto pero le va muy bien al pollo)

Ingredientes:
12 muslos de pollo
1/2 vaso de vino blanco
1 cucharada de aceite de oliva
1/4 vaso de agua
1 pastilla de caldo machacada.
Hierbas y especias. En mi caso utilizo pimienta negra recien molida, romero y tomillo, 1 cucharadita colmada de Ras al Hanout.
Patatas unas 6 o 7 más o menos.

Preparación:
1. En un tarro con tapa ponemos todos los ingredientes del aliño. Cerramos y agitamos para que se mezcle bien.

2. Ponemos los muslos de pollo en una bolsa de horno. Yo suelo utilizar dos porque de esta manera no se superponen y se asan mejor.

3. Lavamos bien las patata y las cortamos sin pelarlas. Las ponemos en otra bolsa de horno.

4. Repartimos la mezcla del aliño entre las bolsas de pollo y de las patatas. Las cerramos con las bridas que viene con ellas. Las movemos bien para que todo se impregne con el aliño. Las colocamos en una fuente de horno, les hacemos un par de agujerito para que las bolsas no revienten con el vapor que se forma durante el horneado y las metemos al horno a 180 grados durante 1 hora y 15 min aproximadamente.


5. Cuando ha pasado el tiempo, a mí me gusta sacar el pollo y las patatas de las bolsas, ponerlas en la bandeja y lo volvemos a meter en el horno para que todo se dore.



miércoles, 22 de junio de 2011

Mac & Cheese


A mi hijo le encanta la comida americana como a la mayoría de los jóvenes. Hace poco fué su 18 cumpleaños y como sorpresa le preparé  esta receta que es muy conocida en Estados Unidos. Es una comida fácil y queda buenísima. El crujiente de pan que se pone por encima le da un punto crocante sorprendente y es un plato único muy completo aunque es una pequeña bomba calórica.
La receta original es con queso cheddar y de esta forma tiene el color típico amarillo. Yo he utilizado una mezcla de cheddar, emmental y gruyere. La pasta que se utiliza son coditos pero sirve cualquier pasta corta. Yo he utilizado mezze maniche que es una pasta más corta que los macarrones y un poco más gruesa.

Ingredientes:
500 gramos de pasta corta
1 litro de leche
2 cucharadas de mantequilla sin sal, una la bechamel y otra para tostar el pan rallado.
Una cucharada de aceite.
100 gr. harina
sal
nuez moscada molida (si puede ser recien molida)
200 gramos de queso, puede ser cheddar o una mezcla al gusto de cada uno. Yo he utilizado cheddar, emmental y gouda. Una buena opción son las bolsas de quesos  variados para ensalada.
1/4 cucharadita de colorante amarillo (el mismo que se usa para la paella).
Pan rallado grueso natural.

Preparación de la bechamel de forma tradicional:
1. Ponemos a calentar la leche en un cazo. Mientras en una cacerola ponemos la mantequilla junto con el aceite (el aceite evita que la mantequilla se queme). Cuando se haya derretido añadimos la harina y removemos sin parar, a fuego no muy fuerte, hasta que la harina tome un color tostado. En este momento y fuera del fuego, añadimos la leche caliente sin dejar de remover hasta que no quede ningún grumo. Volvemos a poner al fuego y calentamos moviendo continuamente hasta que la bechamel espese. Rectificamos de sal y añadimos un poquito de nuez moscada.

2. Rallamos el queso cheddar o la mezcla de quesos en una picadora o robot de cocina. Reservamos 5 o 6 cucharadas para poner al final por encima y el resto los añadimos a la  bechamel caliente, removiendo bien hasta que se fundan. Si utilizamos solo queso cheddar la bechamel quedará con un color amarillo pálido muy bonito. Con la mezcla de quesos, podemos poner una pizca de colorante amarillo del mismo que se utiliza para la paella y quedará una salsa mucho más vistosa.

3. Cocemos la pasta un par de minutos menos del tiempo que se indique en el paquete porque se terminará de cocer en el horno.

4. Rallamos el pan. Debe ser pan correoso del día anterior para que quede grueso. Ponemos una cucharada de mantequilla en una sartén, añadimos el pan y removiendo continuamente lo dejamos hasta que esté dorado y crujiente. Reservamos.

5. Escurrimos la pasta, la volvemos a poner en la cacerola y la ponemos al fuego un minuto moviendola con cuidado para que se seque un poco y coja bien la salsa. Mezclamos con la bechamel de queso. La ponemos en una fuente de horno. Ponemos por encima el queso rallado que hemos reservado y el pan rallado tostado. Metemos en el horno a 180 grados hasta que esté dorado.

Preparación con Thermomix:
1. Rallamos los queso en la th. y reservamos.

2. Rallamos el pan que deberá ser del día anterior y estar muy correoso. Debe quedar grueso. Reservamos.

3. Ponemos en el  vaso del th. la leche, una cucharada de aceite, una cucharada de mantequilla, sal, nuéz moscada y la harina. Mezclamos 10 segundos a velocidad 5. Programamos 8 minutos, velocidad 4 y 90 grados. Cuando termine el tiempo comprobamos que la bechamel ha espesado, de lo contrario programamos un par de minutos más.

4. Añadimos la mezcla de quesos rallados, reservando 5 o 6 cucharadas para poner al final por encima. Mezclamos y programamos un minuto más a 90 grados y vel. 4 para que los quesos se fundan. Si utilizamos solo queso cheddar la bechamel quedará con un color amarillo pálido muy bonito. Con la mezcla de quesos, podemos poner una pizca de colorante amarillo del mismo que se utiliza para la paella y quedará una salsa mucho más vistosa. 

5. Ponemos en una sartén la otra cucharada de mantequilla, añadimos el pan y removiendo continuamente lo dejamos hasta que esté dorado y crujiente. Reservamos.

6. Cocemos la pasta en agua con sal un par de minutos menos de lo que indica el paquete ya que se terminará de hacer en el horno. Escurrimos, volvemos a poner en la cacerola y la ponemos al fuego un minuto sin dejar de mover para que se seque un poco y coja bien la salsa. Mezclamos con la bechamel de queso. La ponemos en una fuente de horno. Ponemos por encima el queso rallado que hemos reservado y el pan rallado tostado. Metemos en el horno a 180 grados hasta que esté dorado.