viernes, 25 de abril de 2014

Bizcocho de plátano (Banana bread)



Hace unos días tenía unos plátanos que se iban a estropear. Ya había hecho alguna vez un Banana cake para aprovecharlos y había obtenido unos resultados magníficos pero eran recetas demasiado pesadas, sobretodo por la cantidad de mantequilla que llevaban. Me puse a investigar en la red y encontré esta receta en la web americana Domestic Superhero. Tenía una buena cantidad de plátano, muy poca mantequilla y también pocos huevos y me hizo pensar que al menos en este caso la cantidad de colesterol estaba bastante equilibrada. El único problema era que, como siempre en las recetas americanas, las cantidades estaban en tazas. Hice una transformación de las tazas a gramos con una aplicación para ipad que se llama Kitchen Dial que resulta muy útil en estos casos. 
Este es el un bizcocho buenísimo y mucho más ligero que otros que había probado en otras ocasiones.  He hecho algunas modificaciones con respecto al original como añadirle chocolate negro y una cucharadita de levadura en polvo y el resultado ha sido espectacular. En la receta original se sugería que se podía poner la mitad de harina blanca y la otra mitad de harina integral por eso de añadir algo de fibra y que fuera más "sano y ligero" pero yo no lo he probado, la próxima vez.

Ingredientes:
3 plátanos muy maduros.
200 gramos de azúcar.
240 gramos de harina.
2 huevos medianos.
75 gramos de mantequilla.
Un puñadito de nueces ligeramente picada.
Unas onzas de chocolate negro picado en trocitos.
1 cucharada de extracto de vainilla.
1 cucharadita de bicarbonato.
1 cucharadita de levadura en polvo.

Preparación:
Esta receta la vamos a preparar a mano sin necesidad de ninguna batidora.
1. Calentamos el horno a 180° con calor arriba y abajo. Preparamos un molde alargado engrasándolo con mantequilla. También podemos poner un papel de horno forrando el molde y engrasarlo también con mantequilla.

2. Derretimos la mantequilla y la mezclamos con los plátanos que habremos machacado con un tenedor hasta convertirlos en puré.

3. En un bol a parte mezclamos los dos huevos junto con el azúcar y la cucharada de extracto vainilla. Añadimos a los plátanos y mezclamos bien.

4. Ponemos en un colador la harina, levadura, bicarbonato y sal. Cogemos otro bol y pasamos a través del colador la mezcla para que coja aire y el bizcocho quede más esponjoso. Ahora añadimos al bol las nueces picadas y los trocitos de chocolate y mezclamos bien. De esta manera evitaremos que se nos vayan al fondo cuando horneemos el bizcocho.

5. Vertemos esta mezcla sobre los plátanos que teníamos reservados con movimientos envolventes para que quede más esponjoso.

6. Ponemos la mezcla en el molde y horneamos unos 45-50 minutos. Es muy importante no abrir el horno durante el proceso de horneado para que el bizcocho no se baje.Sabremos que está cocido cuando al pincharlo con una brocheta ésta salga limpia.

Podemos espolvorear con azúcar glas antes de servir.

lunes, 21 de abril de 2014

Arroz manchego con bacalao



Esta es una receta de arroz tradicional de la zona de la mancha. Me cuenta mi padre que éste era el típico arroz para hacer en el campo, con lumbre y que se solía tomar en la época de la vendimia. Los ingredientes no necesitan nevera y se pueden llevar junto con una sartén de hierro, utensilio indispensable para su preparación. Normalmente se hace con las peores partes del bacalao, con la parte de las aletas y cola donde no hay mucha carne pero tiene mucho sabor. En mi caso compré una bacalada entera, no muy grande, de unos 600 gramos y he utilizado algo más de la mitad.

Ingredientes: 
400 gramos de bacalao.
400 gramos de arroz.
1 pimiento verde.
3 tomates de rama.
2 patatas medianas.
1 hoja de laurel.
Unas hebras de azafrán.
1 cucharada de cominos en grano.
1 cucharadita de pimentón.
3 ajos gorditos.
1 cucharada de perejil.
Aceite de oliva (unas 6 cucharadas).

Preparación:
1. Dos horas antes de empezar a hacer el arroz ponemos en remojo el bacalao. Normalmente se utiliza trozos de bacalao más bien finos y con este tiempo en el agua es suficiente. 

2. A las dos horas empezamos con el arroz. Primero vamos a preparar el caldo que lo haremos en el mismo recipiente. Ponemos en una sartén de hierro o en una paella un buen chorro de aceite y añadimos los ajos picadito. Lo dejamos dorar unos instantes e incorporamos las patatas cortadas en rodajas un poco mas gordas que para tortilla y el pimiento verde cortado en trozos grandes. Rehogamos.

3. Mientras pelamos dos de los tomates y, los cortamos en trocitos. Los añadimos a la sartén y seguimos rehogando. Por ultimo echamos la cucharadita de pimentón, removemos y añadimos el agua. Nos fijamos en el nivel del caldo porque antes de echar el arroz vamos a tener que reponer líquido.

4. Limpiamos el bacalao. Separamos la parte de los bordes, las aletas e intentamos quitar la espina central. Reservamos la parte más carnosa sin espinas en el agua y añadimos los trozos peores al caldo (la parte de las espinas y de la raspas que tienen poca carne pero dan mucho sabor) También añadimos las hebras de azafrán, la hoja de laurel y ponemos el tomate que nos queda, entero sin pelar en el centro para que se cueza con el caldo. Dejamos hervir unos 20 minutos.

5. Pasado este tiempo, retiramos los trozos de bacalao que habíamos puesto porque prácticamente no tienen nada de carne y tiene muchas raspas. Añadimos agua hasta el mismo nivel que habíamos puesto al principio y esperamos a que vuelva a hervir.

6. Mientras ponemos en un mortero 1 ajo crudo con un poquito de sal y machacamos bien. Después ponemos los cominos y el perejil y seguimos machacando. Al final añadimos el tomate que habíamos puesto en el caldo, pelado y majamos bien toda la mezclar. Añadimos la caldo.

7. Medimos el arroz y lo añadimos al caldo hirviendo. Renovemos para repartir por toda la sartén, bajamos el calor a fuego medio y dejamos cocer unos 15 minutos. Pasado este tiempo, dejamos reposar unos 5 minutos. Si vemos que el grano está todavía un poco entero, lo podemos tapar durante el tiempo de reposo y de esta forma se termina de hacer.


jueves, 17 de abril de 2014

Estofado irlandés con cerveza Guinness (Irish Guinness Stew)


El 17 de marzo se celebra St. Patrick, Santo Patrono de Irlanda. No solo es un día grande en Irlanda, también se celebra en Estados Unidos debido a que la comunidad irlandesa o de origen irlandés es muy extensa. El desfile más importante a nivel mundial se celebra en Nueva York y en Chicago las aguas de su río se tiñen todos los años de verde.
Curiosamente, San Patricio no era irlandés, parece que nació en Escocia hacia el siglo IV. Después de estar cautivo durante 6 años, recaló en Irlanda donde empezó su proceso evangelizador. Hay muchas leyendas sobre él y una de las más curiosas es que libro a las tierras irlandesas de las serpientes. 

Navegando por varios blog encontré algunas recetas irlandesas y me quedé prendada de un estofado con cereza Guinness que vi en Tengo un horno y se como usarlo. A partir de aquí, seguí buscando y encontré otra versión que me gustó mucho en uno de mis blogs de cabecera Mercado Calabajío. De este último me encantó la forma de cocerlo en una cocotte y al horno a baja temperatura. 

Vamos con la receta.

Ingredientes:
1 kg de morcillo en trozos.
4 cucharadas de aceite de oliva.
1 lata grande (1 pinta) de cerveza Guinness.
Medio vasito de agua.
2 cebollas preferentemente dulces.
4 zanahorias grandes.
1/2 latita de tomate natural triturado y tamizado (tiene menos agua) o 2 cucharadas de concentrado de tomate.
3 dientes de ajo.
2 hojas de laurel.
Una ramita de tomillo fresco o en su defecto una cucharadita de tomillo seco.
Media cucharadita de granos de cominos.
Unos granos de pimienta negra.
1 cacito de carne Knorr (opcional).
1 cucharadita de maizena si hace falta.
Preparación:
1. Ponemos la cocotte al fuego con el aceite. Cuando haya cogido temperatura echamos la carne en una o dos tandas y la marcamos. Yo prefiero no pasarla por harina pero se podría hacer. La sacamos y la reservamos.
2. Mientras picamos los dientes de ajo, las cebollas y 2 de las zanahorias y cortamos en rodajas las otras dos zanahorias. Añadimos sal y tapamos para que se pochen bien. Agregamos el tomate natural y rehogamos bien, ahora con la cocotte destapada para que se fría ligeramente. 

3. Vamos encendiendo el horno para que coja temperatura a 140º con calor arriba y abajo.

4. Añadimos la cerveza, todos los condimentos (laurel, tomillo, granos de pimienta y cominos)y el cacito de Knorr, medio vasito de agua y esperamos a que hierva. En este momento añadimos la carne y esperamos unos minutos a que de un ligero hervor. Tapamos y metemos en el horno durante 3 horas a los 140º a los que habíamos precalentado.

5.  Cuando lo saqué del horno ligué la salsa con una cucharadita de Maizena disuelta en agua. Como la carne estaba en su punto no quise recocerla evaporando el caldo y con la Maizena la salsa quedó perfecta.




Mientras podemos hacer un puré de patata para acompañar que en mi caso utilicé por primera vez el Thermomix y quedé encantada. El único pero que le podría es que quedó demasiado ligero, la próxima vez creo que le voy a poner algo menos de líquido.

Para hacer el puré en el Thermomix necesitamos: 800 gramos de patatas, 350 gramos de leche y agua (puse mitad y mitad), una cucharada de mantequilla, un chorrito de aceite de oliva, nuez moscada, pimienta recién molida y sal.
Empezamos poniendo las patatas en el vaso y triturando unos segundos a velocidad 4. Después las sacamos del vaso, ponemos la mariposa y las volvemos a meter. Añadimos el líquido  y programamos 20 min, velocidad 1 temperatura Varoma. Pasado este tiempo comprobamos que las patatas están cocidas, retiramos la mariposa y añadimos la mantequilla, un chorrito de aceite, la pimienta, nuez moscada y sal y trituramos a velocidad 6-7 hasta que quede cremoso.

Además yo acompañé el guiso con unas cebollitas francesas y unas zanahorias glaseadas que no gustaron demasiado pero que quedan muy monas en el plato.