miércoles, 28 de enero de 2015

Arros amb fesols i naps (Arroz con nabos y judias bancas)



Típico arroz valenciano fantástico para un frío día de invierno porque es muy contundente. Además de los nabos y de las alubias blancas también lleva una buena cantidad de cerdo que hacen de él un increíble plato único.


INGREDIENTES (para seis personas): 
8 puñados de arroz (con la mano no muy cerrada) 
1 oreja de cerdo 
2 patas 
1 rabo 
1/2 kg de costillas frescas 
Un buen hueso de jamón 
Un trozo de morro 
2 morcillas preferentemente de cebolla y si no puede ser una de arroz 
4 nabos grandecitos 
Un tazón grande de alubias blancas 
4 ajos 
1 cucharada de pimentón dulce o picante (o mezcla de los dos) 
Aceite de oliva virgen 
Sal 

Los ingredientes del cerdo que he indicado son orientativos. Si no se pone alguno de los ingredientes anteriores no pasa nada pero es conveniente utilizar las patas de cerdo porque sueltan mucha gelatina y hacen el caldo más gordo. Las morcillas deberían ser de cebolla y un poco secas para que no se deshagan. No es muy fácil encontrarlas en algunas zonas y por eso yo he utilizado las de arroz. Se pueden utilizar garbanzos en vez de alubias blancas pero en este caso ya no sería un arros amb fesols pero también queda muy rico. Yo prefiero cocer la legumbre que se utilice pero otra opción es añadir un tarro de legumbre ya cocida que previamente habremos lavado en un colador poniéndola debajo del grifo. En este caso añadiremos la legumbre al final justo antes del arroz para que dé un hervor con todos los ingredientes y coja sabor. 

PREPARACIÓN:
  1. La noche anterior ponemos las alubias a remojo en agua fría. 
  2. Ponemos en la olla exprés agua fría las patas de cerdo, los nabos troceados y el hueso de jamón. 
  3. En una sartén ponemos un buen chorro de aceite de oliva, rehogamos unos ajos que pueden estar machacados con un golpe o picados y añadimos el pimentón dulce o picante, dependiendo del gusto de cada uno, cuidando que no se queme. Volcamos el contenido de la sartén en la olla, cerramos y esperamos a que coja presión. Cocemos 25 minutos. 
  4. Abrimos la olla, sacamos un poco del caldo y lo reservamos. Si los nabos y el lcerdo que tenemos en la olla ya están cocidos también lo sacamos. Añadimos agua fría, el resto del cerdo y las alubias. Cerramos y cocemos otros 15 minutos. Pasado este tiempo abrimos la olla y comprobamos que todo el cerdo y las alubias están cocidos. Lo de sacar caldo y el cerdo que habiamos puesto inicialmente lo hacemos porque las ollas que normalmente tenemos en casa no son excesivamente grandes y de esta manera podemos hacer una cantidad de caldo suficiente ya que la carne ocupa mucho espacio. 
  5. Sacamos el cerdo a un plato. Deshuesamos las patas y cortamos el resto en trozos. Juntamos todo el caldo en la olla, comprobamos de sal y rectificamos en caso de que sea necesario. 
  6. Cortamos la morcilla de arroz en rodajas, las pasamos por harina y la freímos en un poquito de aceite. Reservamos. 
  7. Ponemos el caldo juntos con las judías, los nabos y el cerdo cortado y deshuesado en una cazuela que sea ancha para favorecer la evaporación de líquido. Reservaremos una pequeña cantidad del caldo caliente para poder añadir en caso de necesidad. Cuando hierva añadimos el arroz en forma de lluvia, renovemos y dejamos hervir a fuego fuerte al menos los 10 primeros minutos. Después, si vemos que se ha evaporado mucho el caldo, podemos bajar el fuego. 
  8. Cuando hayan transcurrido 15 minutos, vamos controlando el punto de cocción del arroz. Añadiremos pequeñas cantidades caldo si vemos que se queda muy seco. Es un arroz meloso y debe quedar con poco caldo y muy trabado pero no seco. 
  9. En los 5 últimos minutos añadimos la morcilla que habíamos pasado por la sartén sin mover mucho para que no se deshagan. Servimos caliente recién hecho ya que este arroz no espera. Si usamos morcillas de cebolla las podemos poner en este momento sin pasar por la sartén.