lunes, 24 de agosto de 2015

Albóndigas con salsa aromática de coco



Esta receta originalmente es de Gordon Ramsay, "Meetball in fragant coconut broth". Aunque en esencia la receta es muy parecida, en mi caso modificado algunos ingredientes que han hecho de esta receta una de las que más gustan en casa. 
La primera vez que las hice seguí la receta original casi al pie de la letra. En las siguientes veces he hecho algunas modificaciones para adaptarla más a nuestro gusto. He mantenido mas o menos las especias pero he cambiado la carne picada de ternera por pollo y han quedado mucho más suaves. 

INGREDIENTES
Para las albóndigas:
1 kg de carne picada de pollo (también puede ser ternera)
1 cebolla
1 diente de ajo
30 gramos de aceite (2 cucharadas soperas)
Un trozo como de 3 cm de jengibre rallado
2 cucharadas de pan rallado
100 ml de leche
Copos de chile (opcional)
Pimienta y sal
Harina para rebozar
Aceite para freír las albóndigas (girasol u oliva muy suave)

Para la salsa
1 lata de leche de coco
La misma cantidad de la lata de caldo de pollo o agua y un cubito de caldo
10 semillas de cardamomo
1 cucharada de semillas de cilantro
1 cucharadita colmada de cúrcuma
1 cucharadita de Garam Masala
Un trozo como de 5 cm de jengibre rallado
Una cucharadita de pimienta de Jamaica (opcional)
1 cuchardita de un buen curry
1/2  limón (piel y zumo)
2 cucharadas de aceite (girasol u oliva muy suave)


PREPARACIÓN
1. Empezamos preparando el aliño que va a llevar la carne. 
  • En Thermomix: Ponemos 30 gramos de aceite y lo calentamos 4 min/vel 2/varoma.   Mientras picamos la cebolla y el ajo y los añadimos al vaso cuando el aceite esté caliente. Programamos 8 min/vel 2/varoma. Vamos rallando el jengibre que añadimos al vaso cuando el tiempo haya terminado. Programamos 2 min/vel 2/varoma. Finalmente, añadimos el pan rallado y la leche y picamos a velocidad 6 hasta que se forme una pasta.
  • Sin Thermomix: Ponemos en una sartén 2 cucharadas de aceite y rehogamos el ajo y la cebolla picados a fuego medio hasta que estén bien pochados. Añadimos el jengibre rallado y lo dejamos pochar 2 minutos. Ponemos en un robot de cocina la cebolla, el ajo, el jengibre, el pan rallado y la leche y trituramos hasta que se haga una pasta.
 2. Ponemos la carne en un bol. Añadimos la pasta que acabamos de hacer, los copos de chile si los tenemos, sal y pimienta. Mezclamos bien. 
Para los copos de chile utilizo un molinillo que encuentro en Lidl que lleva una mezcla de pimienta y chile. 

3. Ponemos harina en un plato. Con las manos húmedas vamos formando las albóndigas, las rebozamos en harina, las pasamos de una mano a otra para quitar el exceso y la freímos en abundante aceite hasta que estén ligeramente doradas. Las ponemos encima de papel absorbente para quitar el exceso de grasa.

4. Molemos la semillas de cardamomo, pimienta de Jamaica si la tenemos y cilantro. Yo las muelo en un molinillo de café pero se pueden machacar en un mortero. En una cacerola que sea ancha y baja (yo suelo hacerlo en un wok) ponemos dos cucharadas de aceite y añadimos todas las especias (curcuma, Garam Masala, cilantro, cardamomo, pimienta de Jamaica, curry y el jengibre rallado) y las rehogamos ligeramente, cuidando que no se quemen, para que suelten el aroma. Añadimos la leche de coco y el caldo de pollo (o el agua y el cubito de caldo) y cuando empiece a hervir incorporamos las albóndigas. Dejamos hervir por espacio de 30 min. Añadimos el zumo de medio limón y la piel rallada, removemos y listo.

Aclaraciones:
Las especias se pueden comprar en tiendas de productos indios aunque hay otros mucho comercios donde también se pueden conseguir como por ejemplo Tiger. 

El curry que yo utilizo lo compro en las tiendas indias y se llama Kitchen King. No hay que abusar de él porque es picante pero le da un punto muy rico a estas albóndiga.

Para estas recetas indias utilizo o un aceite con sabor neutro o Ghee que es una mantequilla clarificada que tiene un aroma a nueces muy agradable.
La mantequilla ghee es muy fácil de hacer en casa con un poco de paciencia. Solo hay que calentar la mantequilla a fuego lento y se va retirando la espuma que se va formando en la superficie y colando al final. Hay muchos videos en Youtube donde se puede ver todo el proceso.

El mejor arroz para acompañarlo es el arroz de jazmín, que se puede encontrar en las tiendas de productos orientales y en Mercadona. Así es como lo hago. Ponemos en una cacerola 2 cucharadas de aceite de girasol y rehogamos ligeramente el arroz. Después añadimos agua caliente hasta 1 cm por encima del arroz. Añadimos sal. Cuando hierva bajamos el fuego al mínimo y tapamos. Dejamos cocer 15 minutos. Retiramos del fuego destapamos y removemos bien para separar los granos y para que baje la temperatura y no se recueza. El único secreto para que salga bien es resistir la tentación de destaparlo para ver cómo va.