domingo, 11 de diciembre de 2011

Bizcocho de nueces y café (Walnut coffee cake)


Tengo mi pobre blog completamente abandonado. Llevo un año muy complicado, con mucho trabajo y casi no tengo tiempo de nada. Sigo visitando mis blogs favoritos pero muchas veces lo hago de forma tan fugaz que no dejo ni comentarios. Mil perdones a todos.

En una de estas visitas a "El Rincón de Bea" me encontré esta receta que venía acompañada de una bonita historia que me transportó a la época en la que mi hermana vivía en Londres y de vez en cuando me dejaba caer por allí. ¡Cómo me gusta esa ciudad! Me encantaba pasear por sus calles, tomar un té en cualquier sitio acompañado de sandwiches de pepino y queso y scones con crema y mermelada, ir a cualquiera de sus museos... Tengo que ahorrar y volver un día de estos. Muchas gracias Bea por la receta y por los recuerdos.

El resultado es espectacular. Creo que es uno de los mejores bizcochos que he hecho. Vale la pena probarlo. Además poniendole la cobertura se convierte en la mejor tarta que os podais imaginar.

Vamos con la receta. Yo la he hecho con Thermomix porque con la mariposa se consigue montar muy bien la mantequilla y la nata pero me imagino que con una batidora de varillas se podría hacer también, y por supuesto con una Kitchen Aid pero yo no tengo la suerte de tener una.

Para el bizcocho:
200 gramos de mantequilla.
200 gramos de azúcar.
200 gramos de nueces en trocitos (yo le puse 150 gramos y quedó muy bien)
3 huevos XL. En mi caso fueron 5 huevos M que son los que tenía en la nevera.
200 gramos de harina de repostería
1 sobrecito de levadura Royal
3 cucharadas de café muy cargado.
1 pizca de sal (la receta original no la lleva pero yo tengo la costumbre de añadirla siempre a los bizcochos)

Para el frosting:
1 tarrina de queso de Philadenfia
1 brick pequeño de nata para montar.
80 gramos de azúcar
3 cucharadas de café muy cargado.

Preparación del bizcocho:
1. Empezamos sacando la mantequilla de la nevera. La cortamos en trocitos y la dejamos que se ablande a temperatura ambiente. No tiene que estar demasiado blanda porque la tendremos que montar con el azúcar.

2. Engrasamos un molde desmontable de 20 cm con mantequilla blandita. Cortamos un círculo de papel de horno del tamaño de la base del molde. Con la mantequilla que ya hemos puesto en el fondo, el papel quedará pegado y además volvemos a engrasar la superficie de papel. Reservamos.

3. Ponemos la mariposa en la Th. y echamos en el vaso la mantequilla junto con el azúcar. Batimos a velocidad 3 durante unos 3 minutos. Tiene que quedar una crema montada y espojosa.

4. Con la máquina en marcha, y velocidad 3 vamos añadiendo los huevos uno a uno dejando que se incorporen a la mezcla antes de añadir el siguiente. Añadimos las tres cucharadas de café y mezclamos.

5. Mezclamos la harina con la levadura y la sal. La pasamos por un colador para que coja aire y el bizcocho quede más esponjoso. Mezclamos con las nueces y añadirmos a la masa que tenemos en el Th. Si la nueces están recubierta de harina no se irán al fondo de la masa (esta es la teoría, en la práctica, a mí siempre se me hunden). Mezclamos ligeramente y si hace falta terminamos de hacerlo con una espátula delicadamente. Pasamos la masa al molde alisando la superficie. Metemos al horno con calor arriba y abajo a 180º unos 45 min. Sabremos que está listo cuando lo pinchemos y el pincho salga limpio.

6. Sacamos del horno y dejamos enfriar.

Preparación del frosting:
7. Ponemos hielo en el vaso del Th. y lo picamos. De esta manera conseguimos que el vaso esté muy frío y la mata monte mejor. Retiramos el hielo y echamos en el vaso la nata que también tiene que estar muy fría. Ponemos la mariposa y sin programar tiempo ponemos velocidad 4. Tenemos que tener cuidado de no pasarnos porque la nata se puede convertir en mantequilla. En cuanto veamos que está montada, la sacamos y reservamos.
8. Ponemos en el vaso el queso con el azúcar y batimos a velocidad 4 hasta que quede cremoso. Añadimos el café. Mezclamos con la nata con mucho cuidado. Yo lo he hecho a mano con una espátula y movimientos envolventes.
9. Extendemos el frosting sobre el bizcocho cuando esté completamente frío. Adornamos con virutas de chocolate negro.

La tarta está tan buena que voló en un abrir y cerrar de ojos. Casi no pude hacer la foto del corte, estaban esperando para repetir y tuve que proteger el trozo que quedaba para que pudiera posar con dignidad.

5 comentarios:

Joselin dijo...

Preciosa quedo esta tarta, te felicito.

Un abrazo

arriety dijo...

Muchas gracias Joselin.

LA COCINERA DE BETULO dijo...

Es una suerte decir que tienes mucho trabajo.
El bizcocho te ha quedado muy chulo, ha de estar muy bueno.
Besos.

Laura Paloma dijo...

La verdad mami que fue un puntazo la tarta...DELICIOSA!!de lo mejorcito que he probado. Tengo que encontrar una maquina con varillas y me pongo con ella. gracias por subir la receta. un beso. te quiero :)

arriety dijo...

Pues si Laurita quedó estupenda. Un beso