viernes, 3 de diciembre de 2010

Carrot cake


Este es el bizcocho que más me gusta. Tiene una textura ligeramente húmeda, no es excesivamente graso ni dulce y  le gusta a todo el mundo.
La utilización de la zanahoria en los dulces es muy antigua pero esta receta revivió en Inglaterra después de la 2ª Guerra Mundial cuando escaseaba el azúcar. La zanahoria tiene un sabor dulce y al añadirla al bizcocho hace que la cantidad de azúcar necesaria sea menor y además se utiliza azúcar moreno que entonces debía de ser más fácil de encontrar que la blanca.

La zanahorias que se utilizan son crudas, no hay que cocerlas previamente. Hay que utilizar levadura Royal y bicarbonato, no vale sustituir uno por el otro. Los huevos deben estar a temperatura ambiente (sobretodo si no se tiene Themomix) y de esta forma el bizcocho queda más esponjoso.

Ingredientes:
PARA LA CARROT CAKE
200 gramos de harina
2 cucharaditas de Royal o 1/2 sobrecito
1 1/2 cucharaditas de bicarbonato
1 cucharadita de sal
3 cucharaditas de canela
200 gramos de azúcar moreno
175 gramos de aceite de girasol
4 huevos
200 gramos de piña al natural
200 gramos de zanahoria

PARA EL FROSTING:
Queso tipo Philadelphia
Azúcar glass
Unas gotas de limón


Preparación:
1. Pelamos las zanahorias y las ponemos en una batidora de vaso o en el Thermomix. Añadimos la piña, el aceite y los huevos. Batimos a velocidad alta hasta que esté todo bien triturado. Si tenemos Thermomix ponemos 4 minutos a temperatura 40º C velocidad 4.

2. Añadimos el azúcar, la canela y la sal. Volvemos a batir. En Th programamos 30 segundos a velocidad 4 sin calor.

3. Mezclamos la harina con el bicarbonato y el Royal y los pasamos por un colador para que cojan aire y el bizcocho salga más esponjoso. Lo añadimos al vaso de la batidora y mezclamos. En Th programamos 6-8 segundos a velocidad 5.

4. Engrasamos un molde cuadrado y  ponemos la mezcla. Lo metemos en el horno caliente a 180º C, con calor arriba y abajo, durante 1 hora o 1 1/4 horas. Para saber si está listo, introducimos un pincho y si sale limpio está en su punto.

5. Mezclamos el queso de Philadelphia con el azúcar glass y unas gotas de zumo de limón. Cuando la carrot cake esté fría la untamos con esta mezcla.
Si no nos apetece poner esta mezcla de queso podemos espolvorear la carrot con azúcar glass.

lunes, 15 de noviembre de 2010

Sopa de mariscos


Esta sopa cremosa de marisco es una adaptación de la sopa de marisco fin de mes de Julius. Está hecha a base de marisco barato y realmente queda de lujo. He utilizado gamba arrocera, mejillones, berberecho y rosada. Lo que hay que hacer es  buscar en el mercado el marisco que esté bien de precio. Por ejemplo podemos utilizar almejas italianas (son más baratas y para esta sopa valen) o berberecho o chirlas dependiendo de la que esté más barata. Podemos usar gamba arrocera o gambón o langostino. Con respecto al pescado hay que buscar alguno de carne firme para que no se deshaga como puede ser el rape (suele ser muy caro) o rosada o perca. Cada uno que ponga lo que quiera dependiendo de lo lujosa que queramos la sopa, pero os aseguro que con unos modestos mariscos queda buenísima.

Ingredientes:
300 gramos de gamba arrocera
400 gramos de berberechos
400 gramos de rosada
1 kg de mejillones
1 raspa de pescado o huesos de rape
2 zanahorias
1 puerro
2 hojas de laurel
pimienta negra en grano
1/2  vasito de vino blanco
2 latas de mejillones al natural
1 cebolla gorda
2 dientes de ajo
1 cucharadita de pimentón
1/2 barra de pan del día anterior
1 cayena (opcional)
2 litros de agua
Aceite de oliva

Preparación:
1. Ponemos las almejas en agua con sal para que suelten la arena que puedan tener. Limpiamos los mejillones rascando las conchas con un cuchillo y quitando las barbas. Los ponemos en una cacerola con un poquito de agua y el vino blanco hasta que se abran. Sacamos los bichos de las conchas  y colamos el caldo. Reservamos todo.
2. Hacemos un fumet de la misma manera que para la fideuá con la raspa del pescado, zanahorias, puerro, hojas de laurel, pimienta en grano y 2 de agua aproximadamente. Añadimos además las cabezas y caparazones de las gambas para que den más sabor al fumet. Dejamos hervir media hora aproximadamente. Colamos cuando ya está listo y reservamos.
3. Picamos la cebolla y los ajos y los pochamos en aceite de oliva. Añadimos la cayena si nos gusta que pique un poquito. Apartamos del fuego y añadimos el pimentón.
4. Agregamos el fumet, el caldo que teníamos reservado de los mejillones y berberecho el pan cortado en trocitos, las dos latas de mejillones. Dejamos cocer 20 minutos. Pasamos por la batidora. Quedará un caldo espeso por el pan que le hemos puesto. Si nos gusta más espeso, podemos añadir un poquito más de pan.
5. Añadimos la carne de las almejas y mejillones, los cuerpos de las gambas y el pescado limpio sin raspas y en trocitos. Dejamos hervir unos minutos para que el pescado no se pase y no quede seco.

Con estas cantidades da para 6 buenos platos de sopa.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Carne guisada

Este plato le salía bordado a mi madre pero ella le añadía unos guisantes que le dan sabor y color. A mí la verdad es que los guisante me encantan pero al resto de la familia no les hace mucha gracia y prescindo de ellos. Si los poneis que sean frescon o congelados porque los de lata son demasiado blandos y se deshacen.
La carne que más me gusta para hacer este plato es el morcillo porque es muy gelatinosa y ayuda a ligar la salsa y además una vez cocida queda muy tierna y jugosa. Para quien no lo sepa, el morcillo es la pantorrilla de la ternera deshuesada. Si lo cortamos en rodajas con el hueso incluido, lo que tenemos es el osso buco (literalmente hueso hueco)

Ingrdientes:
1 kg de carne para guisar, a ser posible morcillo
3 cebollas gordas
2 puerros
3 zanahorias
3 dientes de ajo
1 vasito de vino blanco o coñac
Aceite de oliva
Para acompañar, patatas fritas cortadas en daditos

Preparación:
1. Cortamos las cebollas, puerros, zanahorias y ajos en trocitos pequeños. En la olla rápida ponemos aceite de oliva y rehogamos todas las verduras.

2. Añadimos la carne a trocitos y la rehogamos bien para sellarla y para que durante la cocción no se deshidrate y se quede seca. Después agregamos el vasito de vino blanco y/o coñac (según el gusto de cada uno). Dejamos evaporar el alcohol. Añadimos un vaso de agua y cerramos la olla. Dejamos cocer unos 20 mintutos dependiendo de cada olla. Si después de este tiempo está dura, tapamos y dejamos cocer un poquito más.

3. Destapamos. Si vemos que ha quedado con demasiado caldo, dejamos evaporar el exceso de caldo. A nosotros nos gusta la salsa sin pasar de manera que se noten los trocitos de las verduras. Si no es así, sacamos los trocitos de carne y pasamos la salsa por el pasapurés o por la batidora y después volvemos a juntar todo.

Servimos acompañado de patatas fritas cortadas en cuadraditos.

domingo, 7 de noviembre de 2010

Alubias con almejas y berberechos


Ahora que empieza el frío apecete un plato caliente. Tenía unas alubias del Barco de Ávila que me había traído mi amiga P y que estaban esperando en la despensa algún guiso rico. Estas alubias tienen fama por su calidad y desde luego que no nos han defraudado porque han resultado ser muy tiernas, mantecosas y con la piel muy fina. Hay  varios tipos de judias del Barco, pudiendo encontrar desde judiones de buen tamaño hasta alubias pequeñas como las que hemos utilizado para este guiso. Esta manera de hacer las alubias no resulta fuerte, ya que no tiene grasa, sólo tienen una pequeña cantidad de aceite de oliva pero no supone grasa animal como el cerdo que harían este plato muy pesado.
Esta receta la podemos hacer a fuego lento pero por falta de tiempo las he hecho en la olla rápida y han quedado estupendas.

Ingredientes:
500 gramos de judías blancas.
300 gramos de almejas
300 gramos de berberechos
2 cebolla tiernas
1 puerro
2 dientes de ajo
1 tomate maduro
2 hojas de laurel
Un vasito de vino blanco
Perejil picado
1 cucharadita de pimentón
Aceite de oliva virgen

Preparación:
1. La noche antes, ponemos las judías a remojo en agua fría.

2. Empezamos poniendo las almejas y berberechos en agua con sal para que suelten la arena que puedan tener.

3. En la olla rápida ponemos las judías con agua.La cantidad de agua debe ser la suficiente para cubrir las judías y un poquito más. Le añadimos una cebolla tierna picada, 1 diente de ajo también picado, 1 tomate maduro pelado y troceado, una cucharadita de pimentón, las dos hojas de laurel, un chorrito de aceite y sal a gusto. Cuando hierva, retiramos la espuma que se forma en la superficie y las asustamos con un vasito de agua fría. Cuando vuelva a hervir, cerramos la olla y cuando suba la válvula contamos 12 minutos. Abrimos la olla y comprobamos si están listas, de no ser así las ponemos unos minutos más.

4. Mientras, hacemos las almejas y berberechos. En una sartén ponemos aceite y pochamos la cebolla que nos queda, el puerro y un diente de ajo. Añadimos un vasito de vino blanco y dejamos evaporar el alcohol. Añadimos las almejas y berberechos y dejamos hasta que se abran. Si queda alguno cerrado lo retiramos. Espolvoreamos con perejil y reservamos.

5. Cuando tengamos las judías listas, añadimos las almejas y berberechos. Dejamos dar un hervor y listo. Si las judías quedan un poco líquidas, podemos machacar unas poquitas en un mortero, añadirlas a la olla y de esta forma van a quedar más trabaditas.  

domingo, 24 de octubre de 2010

ESPECIAL MERMELADAS: Mermelada de melocotón, tomate y zarzamora


Este año me he dedicado a hacer mermeladas. Mi favorita es la de tomate que no es fácil encontrar en las tiendas y además de estar muy buena con pan y mantequilla, puede acompañar cualquier tipo de queso o también va bien con el cerdo. Por regla general, se pone el mismo peso de fruta y de azúcar, zumo de limón que actúa como antioxidante y a veces se aromatizan con alguna especia. Yo normalmente utilizo un poco menos de azúcar porque no me gustan demasiado dulzonas.
Casi siempre las hago con el Thermomix para no tener que remover continuamente. Se pueden hacer en una cacerola, que no sea de aluminio, aunque el proceso es más pesado  ya que hay que vigilar y remover para que no se pegue.
Para saber si la mermelada está en su punto, ponemos una pequeña cantidad en un plato, lo metemos en la nevera para que se enfríe y comprobamos si la mermelada está a nuestro gusto.

MERMELADA DE TOMATE
Ingredientes:
1 kg de tomates de pera sin pepitas
750 gramos de azúcar
6 clavos de especia
Zumo de 1 limón
Ralladura de un limón

Preparación:
1. Partimos los tomates y les sacamos las pepitas. No hace falta pelarlos. Los ponemos en un bol con el azúcar, el zumo de limón y la ralladura. Lo dejamos en reposo toda la noche en la nevera y así los tomates sueltan su jugo y de esta forma no tendremos que añadir líquido para la cocción.
2. Al día siguiente lo ponemos todo en el Thermomix, añadimos los clavos de especia y programamos aproximadamente 45 minutos en temperatura Varoma a velocidad 3. Vamos vigilando la cantidad de líquido.
3. Una vez que ha pasado el tiempo, lo pasamos por un pasapuré. De esta forma retiramos las pieles de los tomates y la mermelada queda con un textura muy rica.
4. Comprobamos el punto de la mermelada como he explicado en la introducción. Si vemos que está todavía muy líquida la volvemos a poner en el Thermomix y cocemos un poquito más.

MERMELADA DE MORAS
Ingredientes:
1 kg moras
750 gramos de azúcar
Zumo de 1 limón

Preparación:
1. Lavamos bien las moras y les quitamos todos los rabitos que puedan tener. Las escurrimos bien y las ponemos en un bol con el azúcar y el zumo de limón. Lo dejamos en reposo toda la noche en la nevera para que las moras sueltan su jugo y de esta forma no tendremos que añadir líquido para la cocción.
2. Al día siguiente lo ponemos todo en el Thermomix programamos aproximadamente 45 minutos en temperatura Varoma a velocidad 3. Vamos vigilando la cantidad de líquido.
3. Una vez que ha pasado el tiempo, lo pasamos por un pasapuré. De esta forma retiramos las pepitas de las moras.
4. Comprobamos el punto de la mermelada como he explicado en la introducción. Si vemos que está todavía muy líquida la volvemos a poner en el Thermomix y cocemos un poquito más.

MERMELADA DE MELOCOTÓN
Ingredientes:
1 kg de melocotón sin hueso pero con piel.
3 melocotones más, pelados
750 gramos de azúcar
El zumo de un limón

Preparación:
1. Esta mermelada no la dejo reposar desde la noche anterior. Lavamos bien los melocotones y sin pelarlos, los troceamos y los ponemos con el azúcar y el zumo de limón en el Thermomix. La piel contiene muchas pectina que ayuda a que la mermelada espese. Programamos aproximadamente 45 minutos en temperatura Varoma a velocidad 3. Vamos vigilando la cantidad de líquido.
2. Una vez que ha pasado el tiempo lo trituramos al velocidad alta hasta que quede hecho un puré y no se note la piel. Se queda un poco blanquecina porque se queda aire atrapado dentro pero cuando  vuelva a hervir  desaparecerá.
3.Pelamos los otros tres melocotones y los partimos en cuadraditos pequeños. Los añadimos al puré anterior y programamos 15 minutos a  velocidad 2 temperatura Varoma. De esta forma la mermelada tendrá trocitos de melocotón.
4. Comprobamos el punto de la mermelada como he explicado en la introducción. Si vemos que está todavía muy líquida la volvemos a poner en el Thermomix y cocemos un poquito más.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Rabo de toro


Hace unos días  vinieron a comer mi padre con su mujer y nos sorprendieron con un rabo de toro que les salió de lujo. No es el rabo que se cocina habitualmente porque éste lleva menos vino tinto y está más especiado. Vamos con la receta.

Ingredientes:
Un rabo de toro o ternera. El de ternera es más tierno y suave.
2 cebollas gordas
4 dientes de ajo
3 zanahorias
Pimientos del piquillo en tiras (unas 4 cucharadas soperas)
1 cucharadita de pimentón de la Vera
2 guindillas (opcional)
1 vaso de vino tinto
5 clavos
2 hojas de laurel
1 cucharadita de cominos
1 cucharadita de romero picado
1 cucharadita de tomillo picado
Aceite de oliva
Agua
Sal
Pimienta

Preparación:
1. Picamos la cebolla, zanahorias y ajos y los ponemos a rehogar en una cacerola con aceite.
2. Mientras, salpimentamos los trozos de rabo y los doramos en una sartén con aceite. Una vez que esté bien dorado, lo pasamos a la cacerola con las cebollas, ajos y zanahorias. Rehogamos todo junto, agregamos el pimentón, removemos y añadimos un vaso grande de vino tinto. Dejamos que hierva para que evapore el alcohol.
3. Cubrimos con agua. Añadimos las tiras de pimiento del piquillo, laurel, clavos, romero, tomillo, cominos machacados y guindillas. Dejamos cocer hasta que el rabo esté tierno. El tiempo dependerá de el tipo de rabo que utilicemos, el de toro es más duro y tarda bastante más que el de ternera, puede tardar hasta un par de horas. Para saber que está listo debemos comprobar que la carne se separa del hueso.

Lo podemos servir con unas patatas fritas cortadas en cuadraditos o con arroz blanco.

domingo, 10 de octubre de 2010

Crostata con mermelada casera de moras


El curso pasado, en mi clase de italiano, teniamos que hacer una exposición oral de cualquier tema. Como no podía ser de otra manera yo elegí el tema de la cocina e intenté hacer una comparación entre la cocina italiana y la española. Se me ocurrió que si hablaba de comida, nos iba a entrar hambre y decidí preparar algo y llevarlo a clase. Pensé en hacer un plato de pasta o un risotto pero era imposible llevarlo a clase sin que se estropeara por la espera. Después  pensé en algo dulce pero el tiramisù lo comoce todo el mundo, la panna cotta necesita nevera... Al final, navegando por internet, encontré la receta de la costrata. Es una tarta con una base de pasta frolla (parecida a la pasta sablé) que se hace con una buena proporción de mantequilla. Se rellena de mermelada, la clásica es de albaricoque, y al final se pone un enrejado de la misma pasta frolla.
La semana pasada nos invitaron unos amigos a una barbacoa para la reinauguración de su casa después de unos meses de reforma. Volví a hacer una crostata, esta vez rellena de moras que había cogido en Valsaín. Y éste es el resultado.


La masa de la tarta la encontré en el blog la zuccheriera que debéis de visitar si todavía no lo conocéis. La masa la he hecho con el Thermomix pero si pincháis en el enlace, encontraréis cómo hacerla a mano.

Ingredientes:
PARA LA MASA:
250 gramos de harina
50 gramos de maizena
1 cucharadita de levadura royal
150 gramos de mantequilla fría en trocitos
una pizca de sal
150 gramos de azúcar glas
1 huevo entero
PARA EL RELLENO:
Mermelada de la que más nos guste.

Preparación:
1. Ponemos el azúcar en el vaso del TH y lo ponemos a vel. 9 hasta que el azúcar quede convertida en polvo(azúcar glas). La sacamos del vaso y la reservamos.
2. Ponemos los ingredientes en el vaso en el mismo orden en el que están escritos. Programamos 20 segundos a vel. 6. Sacamos del vaso, hacemos una bola, la envolvemos en papel film y la dejamos reposar en la nevera al menos media hora.
3. Sacamos la masa de la nevera. Sin tocarla mucho con las manos para que nos se ponga blanda, la ponemos entre dos hojas de papel film y la estiramos con ayuda de un rodillo. Quitamos una de las hojas de papel y con ayuda del otro ponemos las masa sobre un molde desmontable. Yo utilizo un molde para quiche que no es profundo. Colocamos la masa, apretamos contra y fondo y  las paredes y pasamos el rodillo por el borde para cortar los sobrantes.Estiramos las masa sobrante y hacemos tiras que meteremos en la nevera para que se pongan duras y las podamos manejar.
4. Mientras, extendemos la mermelada sobre la masa. Sacamos las tiras de la nevera y las ponemos sobre la mermelada formando un enrejado.
5. Metemos al horno a 200º hasta que esté dorada. Desmoldamos con mucho cuidado en caliente para que no se ponga chiclosa y dejamos enfriar.

viernes, 24 de septiembre de 2010

Chipirones en salsa americana


En la anterior entrada hice un rape en salsa americana y nos sobró bastante salsa que he aprovechado para hacer unos chipirones rápidos y fáciles.

Ingredientes:
1 kilogramo de chipirones
2 ajos
Salsa americana
Aceite de oliva

Preparación:
Limpiamos los chipirones, los dejamos escurrir y secamos.
Ponemos en una sartén 3 cucharadas de aceite y rehogamos los ajos picados. Añadimos los chipirones y los dejamos hasta que se evapore toda el agua que sueltan.
Los añadimos a la salsa americana y damos un hervor.

jueves, 23 de septiembre de 2010

Rape en salsa americana


Hacía muchos días que no publicaba nada, pero he seguido cocinando y tengo algunas recetas esperando. He tenido unos días con mucho trabajo y cuando llegaba a casa era demasiado tarde para engancharme al ordenador. De todas formas, he estado de visita en vuestras cocinas aunque casi no me ha dado tiempo a dejar ningún comentario.

Para esta receta he utilizado rape, que aunque es muy caro, a veces se encuentra en oferta a buen precio. También se puede comprar congelado y sale bastante bueno. El marido de mi amiga P compró un estupendo bicho de 7 kilos y me quedé con la mitad. Con este tamaño, os podeis imaginar que los lomos eran magnificos y en el congelador tengo una buena reserva de huesos para los caldos de pescado.

Vamos con la receta.

Ingredientes:
1 lomo de rape de aproximadamente 1 kilogramo
1 cebolla gorda
2 zanahorias
2 botes pequeños de tomate natural troceado
500 gramos de gambones
1 vasito de coñac
1 vasito de vino blanco
1/2 litro de fumet de pescado
1 cucharada no muy colmada de maizena
2 cayenas
Aceite de oliva virgen

Preparación:
1. Rehogar en 6 cucharadas de aceite de oliva los ajos picados y las cebollas y zanahorias troceadas. Cuando empiecen a dorarse añadimos el vino blanco y dejamos evaporar el alcohol. Agregamos las dos latas de tomate y las cayenas y dejamos hacer a fuego lento. Tardará unos 20 minutos.
2. Mientras pelamos los gambones y rehogamos las cabezas y los caparazones con 3 cucharadas de aceite de oliva. Regamos con el coñac y flambeamos. Hay que tener cuidado de hacer esta operación con la campana extractora desconectada. Trituramos en una batidora junto con el fumet de pescado. Colamos y añadimos al sofrito. Dejamos cocer unos 15 minutos.
Para hacer un buen fumet podeis mirar en la receta de la fideuá o si no tenemos tiempo se puede tirar de un buen caldo en tetrabrick.
3. Disolvemos la maizena en un poquito de agua o caldo frío lo añadimos a la salsa y removemos para que espese. La pasamos por la batidora y reservamos.
4. Marcamos ligeramente el rape en una sarten muy caliente con un poquito de aceite y los añadimos a la salsa. Dejamos hervir 5 minutos. Agregamos los cuerpos de los gambones y dejamos hervir otros 5 minutos. Retiramos de fuego y listo.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Salmón en escabeche ligero de manzana


Aunque estoy un poquito mal de tiempo estos días, no quería dejar de compartir esta receta con vosotros. No os hagáis líos, es una receta muy sencilla. Es un escabeche muy ligero y rebajado y como además, para mi gusto, si el vinagre es muy fuerte se come el sabor de todo, he utilizado vinagre de manzana. La cantidad de aceite que he utilizado también la he restringido porque es tiempo de cuidarse otra vez y eliminar los excesos y las cervecitas del verano.
La culpable de esta receta es una buena amiga que cocina como los ángeles. Hace unos días estuve cenando en su casa y me sorprendió con esta receta. Me explicó que es una de esas recetas de toda la vida de las que su madre hace en casa desde siempre. No se acordaba muy bien de los pasos a seguir pero tenía apuntados los ingredientes. Pensé que lo mejor era intentar hacerla antes de que se me olvidara y a los dos días vi un salmón increíble en la pescadería que no me pude resistir a comprar. Total que dicho y hecho, aquí está el resultado. Si lo comparamos con el que hizo mi amiga he de decir que el suyo estaba mejor pero el mío me lo llevé al trabajo y pasó con creces las prueba. 
Nunca se me había ocurrido hasta ahora escabechar el salmón. Siempre había hecho sardinas, alguna vez truchas, he comido también el pollo escabechado, pero un salmón, nunca. El resultado es espectacular. El pescado queda en su punto, sabroso, jugoso y además se conserva en la nevera varios días y lo podemos tomar frío o templado. Creo que es un plato redondo.
Vamos con la receta:

Ingredientes:
1 kg de salmón
3 cebollas gorditas
2 zanahorias
4 dientes de ajo sin pelar
3 hojas de laurel
12 clavos
1 cucharadita de pimienta negra en grano
Hierbas al gusto de cada uno: tomillo, perejil, romero.
Media cucharadita de pimentón de la Vera
1 vaso de los de agua de vino blanco
1/2 vaso de los de agua de vinagre de manzana
Agua según se necesite
Aceite de oliva virgen

Procedimiento:
 1. Pedimos al pescadero que nos limpie el salmón quitándole la piel y la raspa. Comprobaremos que no le ha quedado ninguna espina y, si no es así, se las quitaremos con unas pinzas. Reservamos.
2. Ponemos aceite en una cacerola, unas 4 o 5 cucharadas y empezamos a pochar las zanahorias que habremos pelado y partido en rodajitas muy finas.
3. Mientras cortamos las cebolla en juliana muy fina. Aplastamos los dientes de ajo sin pelar con un cuchillo. Añadimos las cebollas, los ajos, el laurel, clavo y pimienta y los pochamos a fuego lento hasta que quede blandito. Añadimos sal para que la verdura sude y se poche sin necesidad de añadir más aceite. De todas formas cada uno verá si el aceite que ha añadido es suficiente y si no lo es, añadimos más.
4. Cuando las verduras estén lista, agregamos el pimentón y las hierbas, removemos y añadimos los líquidos (agua, vino blanco y vinagre). Hay que procurar usar un vino y vinagre buenos porque son la base del sabor. Yo he usado un vino verdejo de Rueda y un vinagre de manzana de Louit. Dejamos hervir un ratito, aproximadamente 25 minutos hasta que todo esté tierno.
5. Mientras pasamos el salmón por harina, sacudimos para quitar el exceso y lo marcamos en una sartén muy caliente con aceite de oliva. Le damos vueltas para marcarlo por todos los lados y sellarlo. Reservamos.
6. Cuando las verduras estén en su punto añadimos el salmón, dejamos hervir 5 minutos, retiramos y tapamos. El calor que tiene es suficiente para que el salmón se termine de hacer y quede en su punto.

Lo mejor es dejarlo reposar un par de días para que todos los sabores se integren, siempre y cuando seáis capaces de esperar. Yo probé un trocito nada más hacerlos y el resto tres días más tarde y realmente pude comprobar que había mejorado considerablemente. 

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Croquetas de jamón


Este es unos de nuestros platos favoritos. Nos encantan cualquier tipo de croquetas, de pollo, de jamón, de boletus y setas que acompañadas de una buena ensalada hacen un segundo plato de lujo. Si las hacemos pequeñitas, es una buena tapa para un aperitivo o un entrante.
Siempre las hago con Thermomix por una cuestión de tiempo. He conseguido cogerles el punto y salen realmente buenas y suaves. Mi receta es un poco diferente en el proceso que la que viene en el libro que acompaña al Thermomix, aunque los ingredientes sean los mismos.

Ingredientes para la masa:
200 gramos de jamón serrano a poder ser de paleta que es más jugoso y más barato.
Una cebolla pequeña de unos 100 gramos
120 g de aceite
170 g de harina
800 g de leche
Un poquito de nuez moscada
Se le puede poner huevos duro picado
Sal con cuidado porque el jamón tiene sal.
Ingredientes para el rebozado:
2 huevos
Harina
Pan rallado. En este caso he utilizado pan rallado con perejil.

Preparación:
1. Picar el jamón a velocidad 5.
2. Poner el aceite en el TH y programar 4 min, vel 1, temperatura varoma. Esto se hace para calentar el aceite y que la cebolla se fría y no se cueza.
3. Añadir la cebolla. Picarla ligeramente a vel. 3. Programar 4 min, vel 1, temp varoma. Cuando esté casi terminado el tiempo, se sube la velocidad para picar del todo la cebolla. De esta manera, la cebolla no suelta agua y conseguimos que se fría.
4. Añadimos la harina y programamos 5 min, vel 2, temp. 90 grados para tostarla bien y para que las croquetas no sepan a harina cruda.
5. Añadimos la leche y mezclamos bien unos 10 seg a velocidad 8. Después ponemos el jamón (los huevos duros si queremos) y la sal (muy poquita, es mejor añadir al final si queda sosa la masa) y programamos 7 min a temp 90 grados velocidad 2.
6. Normalmente queda la masa un poco espesa. Cuando está recién hecha, tiene más o menos la consistencia de las croquetas recién fritas. Si está espesa, añadir un poquito más de leche, mezclar bien y programar como medio minuto más.
TRUCO. Si vemos que la masa ha quedado demasiado líquida, podemos añadir una cucharadita de maizena disuelta en un poquito de leche. La maizena no hace falta tostarla para que no sepa a crudo.
7. Ponemos la masa en una manga pastelera o en una bolsa de plástico de las que se utilizan para los congelados. Cerramos y dejamos enfriar bien en la nevera. Yo normalmente las dejo de un día para otro.  

Para dar forma a las croquetas:
8. Poner en una fuente harina. Cortar la punta de la manga dependiendo del grosor que se quiera dar a las croquetas. Hacer tiras largas sobre la harina con la masa. Cortar las tiras para formar las croquetas. Pasar primero por harina y después por huevo y pan rallado.

9. Las vamos colocando en una fuente y las volveremos a meter en la nevera antes de freírlas, así estarán muy compactas y no se abren al freírlas.

10. Las freímos en aceite muy caliente procurando que queden bien cubiertas de aceite. Normalmente las hago en un cacito y así con una pequeña cantidad de aceite conseguimos mucha profundidad. Las ponemos sobre papel absorbente para que suelten el exceso de aceite.

En este caso las hemos acompañado con una ensalada de pimientos rojos asados. Las croquetas tienen una pintitas oscuras porque el pan rallado tenía perejil

lunes, 30 de agosto de 2010

Albóndigas con salsa de tomate

Esta forma de hacer la albóndigas, con una salsa de tomate, nos encanta a todos en casa. Además es fácil, no se tarda demasiado en hacerlas y se pueden llevar en la tartera el trabajo. Cuando las hago las tengo que esconder porque pueden desaparecer antes de que lleguen a la mesa.

Ingredientes (salieron 16 albóndigas):
Para las albóndigas:
750 gramos de carne picada
4 huevos
3 cucharadas de pan rallado
1 cucharadita de ajo en polvo
1 cucharadita de romero molido
1 cucharada de perejil seco
1/2 cucharadita de nuez moscada
sal
Para la salsa:
3 cebollas
1 bote de tomate triturado natural
3 dientes de ajo
2 cucharadas de azúcar morena
1 cucharada de orégano
1 vasito de vino blanco
Aceite de oliva
Sal

Preparación:
1. Empezamos haciendo las albóndigas. Mezclamos todos los ingredientes de las albóndigas. Debe quedar una masa compacta pero jugosa, si está demasiado blanda se puede añadir un poquito más de pan rallado. Cogemos pequeñas porciones, les damos forma esférica y las pasamos por harina

2. Las freímos en aceite muy caliente procurando que estén completamente cubiertas de aceite. Yo normalmente las frió en un cazo de forma que con poco aceite conseguimos que se cubran. Es importante hacerlo en tandas pequeñas para que no baje la temperatura del aceite, hagan una costra en el exterior y no se abran,

3. Escurrimos las albóndigas en papel absorbente y reservamos.

4. Hacemos la salsa de tomate. Ponemos aceite en una cacerola en cantidad suficiente como para cubrir el fondo. Añadimos el ajo picado y lo doramos. Agregamos las cebolla picadas y las rehogamos hasta que estén transparentes y añadimos el vino blanco, dejando que hierva para que se evapore el alcohol. Agregamos el resto de los ingredientes de la salsa y dejamos hervir a fuego medio hasta que la salsa esté lista, aproximadamente 20 minutos.

5. Pasamos la albóndigas a la salsa. Si vemos que está demasiado espesa podemos añadir un poquito de agua. Dejamos hervir a fuego suave durante unos 20 minutos.

6. Cuando ya están listas las albóndigas podemos hacer varias cosas: dejar la salsa como está si nos gusta que se note la cebolla, pasarla por un pasapuré para que conserve el color rojo o pasarla por la batidora y en este caso la salsa va a quedar anaranjada pero más suave y fina. Yo he elegido la última opción.

Están más sabrosas si las dejamos reposar al menos un día. Se pueden acompañar con un arroz blanco o con patatas fritas cortadas en cuadraditos o con lo que se nos ocurra y una barra de pan para mojar las salsa porque está buenísima. Espero que os guste.

viernes, 27 de agosto de 2010

Pasta con calabacines y gambas (Mezze maniche alle zucchine e gamberetti)


Esta receta me la ha enseñado mi cuñada este verano. Aunque ella es española, lleva viviendo en Italia desde hace muchos años, y sabe cocinar la pasta de un montón de formas. Cocinada de esta manera, es ligera, muy sabrosa y se hace en muy poco tiempo.
Yo he utilizado mezze maniche que he traido de Italia. Si no encontrais esta pasta se puede utilizar cualquier pasta corta como penne rigate, rigatoni o unos simples macarrones.

Ingredientes:
Un paquete de 500 gramos de pasta corta
2 calabacines
2 tomates de pera maduros
300 gramos de gambas o colas de gambones pelados
3 ajos
1 vasito de vino blanco
Aceite de oliva virgen

Preparación:
1. Picamos los ajos y los rehogamos en una sarten con aceite de oliva.
2. Lavamos los calabacines y los cortamos en trocitos. Pelamos y cortamos los tomates. Lo añadimos todo a la sartén. Rehogamos a fuego no muy fuerte hasta que el calabacín quede blandito.

3. Incorporamos el vino blanco y dejamos evaporar el alcohol.
4. Añadimos las colas de gamba o gambón y dejamos que se hagan pero sin pasarse para que no queden secas. Retiramos del fuego y reservamos.

5. Cocemos la pasta en agua con sal el tiempo que indique el paquete. De esta forma queda al dente, un poquito dura, que es como me gusta. Se puede dejar un par de minutos más para que quede un poquito más blandita.
6. Guardamos un poquito del agua de cocer la pasta y la escurrimos. Devolvemos las pasta a la cacerola y añadimos la salsa.

7. Removemos bien y si vemos que ha quedado seca, se añade agua de la cocción.

8. Servimos inmediatamente.


lunes, 23 de agosto de 2010

Kanelbullar (Bollos de canela)


El verano pasado estuvimos una semana en Suecia en casa de unos amigos que viven en una granja, sutuada en una isla cerca de Estocolmo. Fué una experiencia inovidable. Probamos de todo y nos quedamos maravillados con la cocina sueca. Empezamos comiendo en el Gran Hotel (es el hotel donde se hospedan los Premios Nobel y está situado en el centro de Estocolmo)  el Smörgåsbord que es un buffet compuesto por platos frios y calientes, pescados, carnes y dulces todo ellos acompañado por cerveza y aquavit . Vamos por partes, se suele empezar por alguna sopa o crema, en nuestro caso, había una crema de coliflor. Después una serie de ensaladas y arenques en salsa, todo frío, salmón marinado en azúcar y sal (gravlax), salmón ahumado, creo recordar que también había costillas de cerdo, albondigas (kötbullar) y alguna otra cosa que ya no porbé porque era imposible. Para terminar, variedad de quesos, a destacar el Västerbotten, y dulces. Como cosa curiosa, el aquavit que es como un aguardiente se toma muy frío durante la comida y no al final como solemos hacer aquí. Realmente es increible. Además la ubicación del restaurante, con vistas al Palacio Real y a los muelles es fantástica. Si teneis ocasión de ir a Estocolmo vale la pena reservar en The Veranda que es como se llama el restaurante porque en una sola comida prácticamente has probado una gran parte de las especialidades suecas.
Otra visita obligada es  la Sweden Bookshop que es una libreria especializada en libros de Suecia y literatura sueca traducidos en todos los idiomas imaginables y donde puedes descubrir que además de Larsson hay más autores suecos. Se localiza en Slottsbacken 10 en Gamla Stan, casi enfrente del Palacio Real. Aquí conseguí un libro de cocina sueca, traducido al español con todas las especialidades suecas. De aquí he sacado estos bollos de canela que me encantaron cuando los probé allí. Yo he adaptado la receta para hacerla con el Thermomix. Os dejo el enlace donde podeis encontrar la receta original y el resto de recetas que aparecen en el libro. 
Vamos con la receta adaptada al Thermomix.

Ingredientes:
Para los bollos:
35 gramos de levadura de panadería (la compro en Mercadona en la zona de los refrigerados)
1 y 1/4 cubiletes de azúcar
300 gramos de leche
1 huevo
120 gramos de mantequilla
1 cucharadita de sal
750 gramos de harina (450 gramos de harina de fuerza y 300 gramos de harina normal)
Además, en la receta original tenía 1 cucharada de cardamomo molido que yo no puse porque no tenía.

Para el relleno:
100 gramos de mantequilla
azúcar
canela

Glaseado:
1 huevo
azúcar

Empezamos haciendo la masa.
1. Ponemos la levadura desmenuzada y la leche en el Thermomix y programamos 2 min 40 grados velocidad 4
2. Fundimos la mantequilla en el microondan y la añadimos al TH. Programamos 30 segundos 40 grados vel. 4.
3. Pasamos la harina por un colador para que coja aire y la masa salga más ligera. La añadimos al TH junto con el resto de los ingredientes. Programamos 8 - 10 min velocida espiga. Debe quedar una masa bastante compacta y que no se pegue a los dedos. Yo añadí un par de cucharadas de harina más porque la masa estaba pegajosa. Dejamos fermentar, dentro del TH, durante 30 min. En este tiempo practicamente habrá doblado de tamaño.
4. Extendemos la masa con un rodillo hasta conseguir un rectángulo de 30 cm de ancho, lo dé que la masa de ancho y 0,5 cm de espesor.

Hacemos el relleno:
5. Fundimos la mantequilla del relleno y pincelamos toda la superficie de la masa. Mezclamos azúcar y canela más o menos a partes iguales y lo repartimos de forma uniforme por encima de la masa.
6. Enrollamos la masa hasta formar un cilindro. La partimos con un cuchillo en rodaja de 1 cm de espesor. Vamos colocando las rodajas en una fuente de horno en la que habremos puesto un papel de horno engrasado. Tienen que estar bastante separadas porque van a crecer bastante. Dejamos fermentar aproximandamente 1 hora.

Hacemos el glaseado:
7. Batimos el huevos y pincelamos la superficie de los bollos con él para que queden dorados cuando se horneen.
8. Humedecemos el azúcar con un poquito de agua hasta que quede como un granulado y la repartimos por la superficie de los bollos.
9. Horneamos a 220 grados durante aproximandamente 25 minutos.

viernes, 20 de agosto de 2010

Costillas de cerdo con miel


Esta receta es fácil y sabrosa aunque va cargadita de calorías. Se puede acompañar de una buena ensalada verde y así compensamos el aporte energético.

Ingredientes:
1,5 kg de costillas de cerdo
2 cucharadas colmadas de miel
3 cucharadas de salsa de soja
2 cucharaditas de mostaza
1 cucharada de aceite
1/2 vasito de vino blanco
1/2 vasito de agua

Preparación:
1. Mezclamos todos los ingredientes de la marinada y lo metemos en el microondas durante 1 minuto. De esta forma la miel se funde y se pueden mezclar bien todos los ingredientes.
2. Ponemos las costillas en una fuente de horno y la bañamos con la marinada. Lo dejamos reposar al menos dos horas antes de meterlas al horno para que se fundan todos los sabores.

3. Metemos las costilla al horno, a 180 grados, aproximadamente 1 hora y media. Les damos vueltas de vez en cuando para que se doren de manera uniforme.

Consejos:
Utilizo mostaza antigua que es la que tiene granitos. Para mi gusto es suave y aromática.
La salsa de soja que más me gusta es la de Heinz porque es dulzona.
El vino blanco puede se Rueda, Jerez o incluso un oloroso, va en gustos. 

miércoles, 18 de agosto de 2010

Ensalada de pulpo


Después de más tres semanas de inactividad, volvemos al blog. Todo este tiempo he estado de un lado para otro, todos viajes cortos pero muy bien aprovechados. Ha sido un verano un poquito movido pero he vuelto con los ánimos renovados. Todavía me quedan unos días de vacaciones en los que quiero poner en práctica nuevas recetas.

Esta ensalada la tenía pendiente desde hace tiempo y como todavía hace calor, creo que no viene mal.

Ingredientes:
Un pulpo fresco
Lechuga
Tomates maduros de ensalada
Pepino
Patatas
Pimentón dulce
Aceite de oliva virgen
Sal

En lo que se refiere a las cantidades, va a gusto de cada uno. De igual manera, si no os gusta alguno de los ingredientes que yo he puesto, se puede cambiar por otro.

Preparación:
1. Empezamos cociendo el pulpo. Habitualmente suelo congelarlo durante un par de días porque parece que luego sale más tierno. Ponemos agua a hervir en una olla rápida. En el momento que hierva, cogemos el pulpo por la cabeza y lo sumergimos tres veces, dejándolo por último en el agua. Tapamos la olla y en el momento en que empiece a salir vapor, contamos unos 15 minutos. Este pulpo pesaba 1,2 kg y con este tiempo bastó para que estuviera en su punto. Comprobamos que está hecho pinchandolo con un tenedor y lo metemos en agua helada para detener la cocción. Lo cortamos a trocitos y lo reservamos.
2. Cocemos las patatas, con la piel, en agua salada. Una vez cocidas, las pelamos y las cortamos en rodajas.
Yo las he cocido al vapor en el varoma del thermomix. Se ponen peladas y en rodajas en el varoma. Tardan aproximadamente 35 minutos. La ventaja de hacerlas al vapor es que conservan más el sabor y se rompen menos.

3. Cortamos los tomates y los pepinos en rodajas y picamos la lechuga.
4. Colocamos la ensalada en la fuente. Empezamos poniendo las rodajas de patata, después la lechuga, encima las rodajas de tomate y pepino y al final el pulpo cortado en trocitos.
5. Por último, vamos a aliñar la ensalada. Espolvoreamos el pulpo con pimentón dulce y sal Maldón. Preparmos una vinagreta con 1 parte de vinagre por 3 de aceite de oliva virgen y sal. Mezclamos bien y la repartimos por encima de toda la ensalada en el momento de servirla para que nos se ponga mustia.

lunes, 26 de julio de 2010

Empanadillas de bonito y pestiños


Esta receta me gusta mucho para el verano porque acompañadas de una buena ensalada tenemos la comida resuelta. Además es fácil y rápida que con el calor no apetece cocinar.

Ingredientes para unas 12 empanadillas:
2 latitas de atún o bonito en aceite
1 paquete de obleas para empanadillas grandes de La Cocinera
1 tarro de tomate frito
1 cebolla
1 pimiento italiano verde
2 huevos duros
Aceite de oliva

Preparación:
1. Cortamos la cebolla y el pimiento en cuadraditos muy pequeños y los freimos en aceite de oliva, a fuego suave, hasta que estén blanditos.
2. Cocemos los huevos durante 10 minutos, contados desde que el agua hierva. Cuando estén listos, los enfriamos en agua, los pelamos y los picamos.
3. Escurrimos el aceite del bonito y lo desmenuzamos.
4. Ponemos en un bol la cebolla y el pimiento pochados, los huevos duros picados, el bonito desmenuzado y el tomate frito. La cantidad de tomate se ve a ojo, debe quedar una pasta jugosa pero no demasiado líquida para después poder montar las empanadillas.
El tomate frito ideal es el casero pero estamos en veranos y no queremos estar mucho rato en la cocina pasando calor. Vamos a utilizar un buen tomate de bote, alguno de receta casera.
5. Dejamos las obleas para empanadillas fuera de la nevera hasta que estén a temperatura ambiente. Abrimos el paquete y las separamos conservando el papel que llevan porque nos va a ayudar a dales forma. Las ponemos encima de la mesa de trabajo y vamos poniendo una cucharadita del relleno en el centro de cada oblea. Con ayuda del papel, la doblamos por la mitad y con un tenedor sellamos todo el borde de la empanadilla. Repetimos la operación con el resto.
6. Las freimos en abundante aceite caliente. Cuando estén doradas, las ponemos sobre un papel absorbente para quitarles el exceso de aceite.

Las podemos servir acompañadas de una ensalada.

Si nos sobran obleas y ya no tenemos más rellenos podemos hacer unos ricos pestiños para el café.
Cogemos las obleas sobrante y las enrollamos formando un cilindro. Apretamos el centro aplastándolo. Freimos en aceite, escurrimos en papel absorbente y pasamos por azúcar cuando todavía están calientes.


jueves, 22 de julio de 2010

Noche de las Velas en Pedraza (Segovia)


Pedraza es una villa medieval situada en la provincia de Segovia. En sus calles estrechas y empedradas se pueden admirar gran cantidad de casas señoriales que están cuidadosamente restauradas. Conserva su muralla en muy buen estado y el castillo que fué comprado por el pintor Ignacio Zuloaga y donde actualmente existe un museo dedicado a él. La villa fué declarada Conjunto Monumental en 1951. Además, su Plaza Mayor porticada está llena de bares y restaurantes donde se puede degustar un cordero asado delicioso.


Los dos primeros sabados del mes de julio, se apagan las luces de todo el pueblo que se ilumina con miles de velas. La magia se adueña de las calles y parece que hemos vuelto a la Edad Media.


No solo se iluminan las calles, también los patios de las casas particulares se llenan de cientos de velas.


La Plaza Mayor se cierra y en ella se celebra un concierto de música clásica.


Aunque no tengais entradas para el concierto, no importa, podeis dar un paseo por sus calles y hacer algunas compras en las tiendas que permanecen abiertas hasta bien pasada la medianoche. La mayoría son tiendas de artesanía, de recuerdos, panaderias con dulces y pan de horno y como no podía ser de otra manera, una tienda dedicada a velas de todas las formas, colores y olores.


Si teneis ocasión de ir a la Noche de las Velas, no perdais la ocasión aunque a Pedraza se puede ir en cualquier momento porque es un lugar realmente mágico.

martes, 20 de julio de 2010

Lomo de cerdo con salsa de naranja


Esta receta es estupenda para llevarla en la tartera al trabajo. Aunque es un lomo de cerdo en salsa no queda nada pesada y el sabor agridulce que tiene es delicioso.

Ingredientes:
1 kg de lomo de cerdo en un trozo
4 cebollas
3 dientes de ajo
1 vaso grande de zumo de naranja
2 cucharadas soperas colmadas de mermelada de naranjas amargas
4 clavos
Pimienta negra
Aceite de oliva
Sal

Preparación:
1. Salpimentamos en lomo de cerdo a poder ser con pimienta recien molida. Ponemos en una cacerola un buen chorro de aceite de oliva. Cuando esté caliente, doramos el lomo de cerdo para sellarlo y que no pierda los jugos durante la cocción.
2. Mientras cortamos las cebollas en juliana y picamos los ajos. Cuando la carne está, la sacamos y la reservamos. Añadimos las cebollas y los ajos al aceite y los doramos a fuego suave hasta que la cebolla queda transparente.
3. Cuando la cebolla esté en su punto, añadimos el vaso de zumo de naranja, medio vaso de agua, la mermelada y los clavos y esperamos hasta que hierva. En este momento añadimos la carne. Dejamos cocer por espacio de 1 hora aproximandamente si es en una cacerola normal o 25 min aprox. si es en la olla rápida. Para saber si la carne está hecha, la pinchamos con un tenedor y comprobamos que está tierna y que el jugo no sale rosado.
La salsa la podemos pasar por un pasapurés o dejarla sin pasar y que se note la cebolla, va en gustos. A nosotros nos gusta mucho más sin pasar.


jueves, 15 de julio de 2010

Pintxo de cerezas y bacon



Con esta receta tan sencilla quiero participar en Concurso Lazy Blog organizado por Futuro Bloguero en colaboración con Cerezas del Jerte.



Ingredientes:
Picotas o cerezas del Jerte
Queso tipo Philadelphia. En este caso he utilizado uno con queso azul de Hacendado
Bacon en lonchas

Preparación:
1. Abrimos las picotas y las deshuesamos.
2. Rellenamos el hueco con un poquito de queso de Philadelphia normal o con sabor. Hay de muchos tipos y podemos elegir el que más nos guste. En este caso he eligido uno con un toque de queso azul. Cerramos las picotas otra vez.
3. Las envolvemos con media lonchas de bacon y lo sujetamos todo con un palillo.

En la foto se pueden apreciar los tres pasos que he descrito.


4. Los hacemos en una sartén caliente (no hace falta aceite porque el bacon ya tiene bastante grasa) a fuego no muy fuerte para que se doren y no se quemen.