martes, 28 de abril de 2015

Bizcocho de yogurt con manzana y arándanos






Para conseguir un bizcocho de este tamaño hay que poner el doble de las cantidades que aparecen en los ingredientes.

INGREDIENTES :
3 huevos L
1 yogur natural
3 medidas del vasito del yogur de harina
2 medidas del vasito de azúcar blanca
1 medida del vasito del yogur de aceite de oliva suave o girasol
1 sobrecito de levadura Royal
Una pizca de sal


INGREDIENTES PARA EL RELLENO
Tenemos varias opciones para convertir el bizcocho básico en un dulce muy especial.

    Antes de meter al horno podemos espolvorear la superficie con una mezcla   de azúcar y anises verdes (matalahúga) o  azúcar y canela.

    Podemos poner nueces, manzanas, arándanos, pasas.... Mezclados o solos según nuestro gusto. En este caso he puesto 1 manzana en trocitos y unos 70 gramos de arándanos secos. La manzana se queda cocida en el interior y le da un punto de jugosidad muy interesante.


PREPARACIÓN TRADICIONAL.
1. Sacamos los huevos y el yogur de la nevera un rato antes para que estén a temperatura ambiente y el bizcocho salga más esponjoso. 

2. Mezclamos los huevos y el azúcar y batimos, a poder ser con una batidora de varillas, hasta que estén esponjosos, tengan un color amarillo pálido y su volumen se haya doblado. 

3.  Añadimos el yogur y batimos ligeramente hasta incorporarlo a la mezcla.

4.  Después agregamos el aceite y mezclamos.

5. Pasamos la harina junto con la levadura y la sal por un colador a un bol lo suficientemente grande como para que quepa toda la mezcla. Esto lo hacemos para que coja aire y el resultado sea mas esponjoso. 

6.  En este momento añadimos los ingredientes que vaya a llevar el bizcocho (manzana, nueces...) y mezclamos bien con la harina. De esta manera quedarán distribuidos uniformemente y evitaremos que se vayan al fondo.

7. Añadimos la mezcla de los huevos sobre la harina y mezclamos con una espátula con movimientos envolventes.

8.  Pincelamos un molde con mantequilla medio derretida y echamos la masa del bizcocho. Si queremos lo podemos forrar con papel de hornea y desmoldado será mas fácil.



PREPARACIÓN CON THERMOMIX.
1. Sacamos los huevos y el yogur de la nevera un rato antes para que estén a temperatura ambiente y el bizcocho salga más esponjoso. 

2. Ponemos en el vaso los huevos y el azúcar y programamos 4 min velocidad 4 y temperatura 37°. La mezcla debe quedar esponjosas de color amarillo pálido  y su volumen se habrá doblado.

3. Añadimos el yogur y batimos 15 seg. velocidad 4 para incorporarlo a la mezcla. 

4.  Después agregamos el aceite y mezclamos otros 15 seg. velocidad 4.

5. Pasamos la harina junto con la levadura y la sal por un colador a un bol lo suficientemente grande como para que quepa toda la masa. Esto lo hacemos para que coja aire y el resultado sea más esponjoso. 

6. En este momento añadimos a la harina los ingredientes que vaya a llevar el bizcocho (manzanas y arándanos en este caso) y los rebozamos bien para que queden completamente cubiertos de harina. De esta manera quedarán distribuidos uniformemente y evitaremos que se vayan al fondo de la masa.

7. Añadimos la mezcla de los huevos que tenemos en el vaso sobre la harina y mezclamos con una espátula con movimientos envolventes.

8. Pincelamos un molde con mantequilla medio derretida y echamos la masa del bizcocho. Si queremos lo podemos forrar con papel de hornea y desmoldado será mas fácil.

Para hacer los bizcochos suelo utilizar un molde desmoldable. Para que la masa no se salga pongo un papel de horno entre la base y el lateral y cierro. además en este caso, he puesto papel alrededor para que el bizcocho pudiera crecer sin desbordarse.




domingo, 26 de abril de 2015

Carrilleras de ternera en cocotte a baja temperatura





Hace unos días encargué a mi carnicero unas carrilleras de ternera. Es una carne muy gelatinosa que con cocciones largas a baja temperatura quedan deliciosas. He utilizado la misma técnica que con el Irish Guiness stew.

INGREDIENTES
4 carrilleras de ternera (2,5 kg aproximadamente)
1 cebolla grande
1 puerro grande
4 zanahorias
3 ajos
Hierbas aromáticas: romero, tomillo y perejil.
1 cucharada sopera de mostaza de Dijon
Vino blanco
4- 5 cucharadas de aceite de oliva
Sal y pimienta.

PREPARACIÓN

1. Limpiamos las carrilleras quitando la grasa. Les damos unos cortes en el lado donde tienen los tendones para que al cocinarlas no se encojan mucho y las salpimentamos.

2. Ponemos la cocotte a fuego medio con un chorro de aceite (unas 3 cucharadas). Cuando el aceite esté caliente, ponemos las carrilleras de dos en dos hasta que estén doradas. De esta manera quedan selladas y no pierden los jugos.

3. Sacamos las carrilleras de la cocotte y las reservamos. Ponemos un poquito más de aceite y añadimos las verduras y los ajos picaditos. Rehogamos bien hasta que empiecen a dorarse.

4. Cuando estén doradas agregamos el vino blanco y dejamos evaporar el alcohol. Añadimos agua hasta un poco menos de la mitad de la cocotte y esperamos a que hierva momento en el que añadimos las carrileras. Agregamos las hierbas aromáticas (una cucharadita de cada una de ellas), pimienta y un poquito de sal (no mucha porque la salsa va a reducir y podría quedar salada). Damos un hervor de 10 minutos.

5. Precalentamos el horno a 150° y metemos la cocotte tapada a media altura durante 2,5 horas. Pasado el tiempo comprobamos el punto de cocción y si las carrileras todavía están duras volvemos a meter en el horno otra media hora.

6. Sacamos las carrilleras de la cocotte y comprobamos si la salsa está muy líquida. Si hace falta la ponemos al fuego para evaporar y concentrar la salsa. Añadimos una cucharada de mostaza y pasamos por la batidora.
Si tenemos un Thermomix las salsa la podemos evaporar programando 15-20 min a temperatura varoma velocidad 3. Después añadimos la mostaza y subimos la velocidad a 7 para pasar la salsa.

7. Rectificamos de sal y servimos las carrilleras cortadas en lonchas acompañadas de las salsa.

8. Es un plato contundente que podemos convertir en plato único si además las acompañamos de arroz blanco o puré de patatas. 

domingo, 1 de febrero de 2015

Albóndigas de pescado




Para las albóndigas
400 gramos de lomos de merluza congelada
500 gramos de salmón limpio sin piel y sin espinas.
12-15 gambones dependiendo del tamaño.
3 huevos
3 rebanadas de pan de molde.
Leche para empapar el pan
Una cucharadita de café de curry un poquito picante.
Una cucharada de semillas de cilantro.
6 semillas de cardamomo.
Una cucharadita de jengibre en polvo.
Sal y pimienta recién molida.
Harina para rebozar.
Aceite.

Para la salsa
2 cebollas no muy grandes.
Medio vasito de zumo de naranja.
Un vaso de caldo de gambones.
Una cucharada de maizena.
Una cucharadita de curry.
Un vasito de vino blanco.

Preparación:
1.    Pelamos los gambones. Dejamos los cuerpos para las albóndigas. Los caparazones los rehogamos con un poquito de aceite en un cazo y añadimos un vaso de agua. Dejamos hervir para hacer un caldo que utilizaremos para la salsa. Colamos, aplastamos bien para sacar todo el jugo y reservamos.
2.    Ponemos en un mortero las semillas de cardamomo y las rompemos. Sacamos los granitos que hay dentro y desechamos las cáscaras. Machacamos también las semillas de cilantro. Añadimos a la mezcla de los pescados las semillas, el curry y el jengibre.
3.    Remojamos el pan en leche y lo aplastamos con un tenedor. Batimos los huevos. añadimos a la mezcla y salpimentamos.
4.    Formamos las albóndigas, las pasamos por harina y las freímos hasta que estén ligeramente doradas. No hace falta que que se frían mucho porque se terminarán de cocer en la salsa. Escurrimos en papel de cocina para quitar en exceso de grasa
5. Hacemos la salsa. Picamos las cebollas y las rehogamos en aceite hasta que estén transparentes.
6. Añadimos el vino y dejamos evaporar el alcohol.
7. Agregamos el caldo de los gambones, la cucharadita de curry y el zumo de naranja dejando cocer un ratito. Trituramos las salsa y volvemos a poner en la cazuela.
8. Añadimos las albóndigas y dejamos cocer a fuego lento.
9. Si la salsa queda muy líquida podemos disolver una cucharadita de maizena en un poquito de caldo de pescado frío y lo añadimos a la salsa y dejamos que hierva unos segundos.

NOTAS:
Si queremos hacer la receta sin gluten solo tenemos que usar pan de molde especial sin gluten y rebozarlas en maizena en vez de harina.

La salsa la podemos hacer en thermomix y después pasarla a una cacerola ancha y baja para terminar de hacer las albóndigas.



miércoles, 28 de enero de 2015

Arros amb fesols i naps (Arroz con nabos y judias bancas)



Típico arroz valenciano fantástico para un frío día de invierno porque es muy contundente. Además de los nabos y de las alubias blancas también lleva una buena cantidad de cerdo que hacen de él un increíble plato único.


INGREDIENTES (para seis personas): 
8 puñados de arroz (con la mano no muy cerrada) 
1 oreja de cerdo 
2 patas 
1 rabo 
1/2 kg de costillas frescas 
Un buen hueso de jamón 
Un trozo de morro 
2 morcillas preferentemente de cebolla y si no puede ser una de arroz 
4 nabos grandecitos 
Un tazón grande de alubias blancas 
4 ajos 
1 cucharada de pimentón dulce o picante (o mezcla de los dos) 
Aceite de oliva virgen 
Sal 

Los ingredientes del cerdo que he indicado son orientativos. Si no se pone alguno de los ingredientes anteriores no pasa nada pero es conveniente utilizar las patas de cerdo porque sueltan mucha gelatina y hacen el caldo más gordo. Las morcillas deberían ser de cebolla y un poco secas para que no se deshagan. No es muy fácil encontrarlas en algunas zonas y por eso yo he utilizado las de arroz. Se pueden utilizar garbanzos en vez de alubias blancas pero en este caso ya no sería un arros amb fesols pero también queda muy rico. Yo prefiero cocer la legumbre que se utilice pero otra opción es añadir un tarro de legumbre ya cocida que previamente habremos lavado en un colador poniéndola debajo del grifo. En este caso añadiremos la legumbre al final justo antes del arroz para que dé un hervor con todos los ingredientes y coja sabor. 

PREPARACIÓN:
  1. La noche anterior ponemos las alubias a remojo en agua fría. 
  2. Ponemos en la olla exprés agua fría las patas de cerdo, los nabos troceados y el hueso de jamón. 
  3. En una sartén ponemos un buen chorro de aceite de oliva, rehogamos unos ajos que pueden estar machacados con un golpe o picados y añadimos el pimentón dulce o picante, dependiendo del gusto de cada uno, cuidando que no se queme. Volcamos el contenido de la sartén en la olla, cerramos y esperamos a que coja presión. Cocemos 25 minutos. 
  4. Abrimos la olla, sacamos un poco del caldo y lo reservamos. Si los nabos y el lcerdo que tenemos en la olla ya están cocidos también lo sacamos. Añadimos agua fría, el resto del cerdo y las alubias. Cerramos y cocemos otros 15 minutos. Pasado este tiempo abrimos la olla y comprobamos que todo el cerdo y las alubias están cocidos. Lo de sacar caldo y el cerdo que habiamos puesto inicialmente lo hacemos porque las ollas que normalmente tenemos en casa no son excesivamente grandes y de esta manera podemos hacer una cantidad de caldo suficiente ya que la carne ocupa mucho espacio. 
  5. Sacamos el cerdo a un plato. Deshuesamos las patas y cortamos el resto en trozos. Juntamos todo el caldo en la olla, comprobamos de sal y rectificamos en caso de que sea necesario. 
  6. Cortamos la morcilla de arroz en rodajas, las pasamos por harina y la freímos en un poquito de aceite. Reservamos. 
  7. Ponemos el caldo juntos con las judías, los nabos y el cerdo cortado y deshuesado en una cazuela que sea ancha para favorecer la evaporación de líquido. Reservaremos una pequeña cantidad del caldo caliente para poder añadir en caso de necesidad. Cuando hierva añadimos el arroz en forma de lluvia, renovemos y dejamos hervir a fuego fuerte al menos los 10 primeros minutos. Después, si vemos que se ha evaporado mucho el caldo, podemos bajar el fuego. 
  8. Cuando hayan transcurrido 15 minutos, vamos controlando el punto de cocción del arroz. Añadiremos pequeñas cantidades caldo si vemos que se queda muy seco. Es un arroz meloso y debe quedar con poco caldo y muy trabado pero no seco. 
  9. En los 5 últimos minutos añadimos la morcilla que habíamos pasado por la sartén sin mover mucho para que no se deshagan. Servimos caliente recién hecho ya que este arroz no espera. Si usamos morcillas de cebolla las podemos poner en este momento sin pasar por la sartén.