martes, 26 de agosto de 2014

Ensalada templada de pimientos rojos con ventresca de bonito, gulas y vinagreta de albahaca.



Esta sorprendente ensalada ha sido la receta estrella del verano. Es fácil, original, vistosa y está buenísima. Se la vi hacer a Sergio Fernández en su programa Cocina con Sergio y me quedé prendada de ella sobre todo porque hacía una fritura con las gulas que rebozaba ligeramente en harina. Nunca se me habría ocurrido hacer las gulas de esta manera y si se hacer en aceite bastante caliente durante unos segundos no cogen aceite y le aportan a la ensalada un punto crujiente muy interesante.

Ingredientes para 4 personas:
3 o 4 pimientos rojos asados.
2 cebollas gordas a poder ser dulces.
Aceitunas negras sin hueso.
Ventresca de bonito en aceite.
100 gr de gulas (aproximadamente medio envase)
Aceite de oliva
Vinagre de Jerez
Albahaca.
Harina para rebozar.


Preparación:
1. Empezamos asando los pimientos rojos. Ponemos en la bandeja de horno los pimientos ligeramente untados con aceite. Los asamos, dándoles vueltas de vez en cuando, a 180º C durante 40 min. aproximandamente. Cuando estén listos, los ponemos en un recipiente y los tapamos. De esta manera será más fácil pelarlos. Una vez que se hayan enfriado, los pelamos, quitamos las pepita y los cortamos en tiras. Reservamos.

2. Cortamos las cebollas en juliana y las rehogamos en una sartén con un chorro de aceite a fuego lento hasta que estén transparentes. Les pondremos sal y las taparemos para que se pochen despacito. Añadimos las tiras de pimientos asados y un puñado de aceituna negras. Le damos una vuelta y reservamos.

3. Preparamos la vinagreta de albahaca. Ponemos en el vaso de la batidora un buen puñado de albahaca. Añadimos aceite de oliva, vinagre y sal al gusto de cada uno (normalmente se ponen dos partes de aceite por una de vinagre). Batimos bien gasta que la albahaca se haya triturado y se haya hecho una buena emulsión,

4. Rebozamos las gulas con harina. Las pasamos por un colador para que suelten todo el exceso de harina y las freímos en aceite bien caliente. Las ponemos en un plato con papel absorbente para que suelten el exceso de aceite y reservamos.

5. Montamos la ensalada. 
    Ponemos en en centro del plato un aro de emplatar y los llenamos con la mezcla de los pimientos. 
    Encima añadimos unos trozos de la ventresca de bonito.
    Coronamos con la fritura de gulas.
    Ponemos alrededor la vinagreta de albahaca que hemos preparado.

Trucos
Para pelar bien los pimientos tenemos que dejarlos "sudar". Esto se consigue metiéndolos en un recipiente cerrado o bien dejándolos dentro del horno apagado con la puerta cerrada.
Para hacer la vinagreta podemos utilizar la albahaca fresca y emulsionarla con el aceite y el vinagre con la batidora. Otra opción que es la que he utilizado en este caso es comprar la albahaca natural en tubo. Se pueden encontrar en la zona de las verduras en muchos supermercados y es muy cómodo porque la albahaca ya viene picada. Lo que quede se puede conservar en la nevera unos 15 días y usarlo para otras preparaciones.

Si no tenemos aros de emplatar podemos utilizar un cuenco pequeño. Ponemos los  pimientos en el cuenco, apretamos un poquito y lo volcamos con cuidado en el plato para servir. Después terminamos de montar la ensalada.

La ventresca de bonito puede ser de lata o puede ser natural. En este caso utilicé parte de una ventresca fresca que había asado al horno y es mucho más jugosa. Hay que aprovechar la temporada del bonito porque está mas sabroso y el precio es muy asequible. Si no disponemos de ventresca se puede usar cualquier otra parte del bonito pero no quedará tan jugoso.

Intentar utilizar una harina especial para frituras porque coge menos aceite y queda más crujiente. Me gusta mucho la harina de Las Paneras Sevillanas que se encuentra facilmente en supermercados y grandes superficies.

Y por supuesto usar un buen vinagre y un buen aceite de oliva, es esencial.

No hay comentarios: