Crostata con mermelada casera de moras


El curso pasado, en mi clase de italiano, teniamos que hacer una exposición oral de cualquier tema. Como no podía ser de otra manera yo elegí el tema de la cocina e intenté hacer una comparación entre la cocina italiana y la española. Se me ocurrió que si hablaba de comida, nos iba a entrar hambre y decidí preparar algo y llevarlo a clase. Pensé en hacer un plato de pasta o un risotto pero era imposible llevarlo a clase sin que se estropeara por la espera. Después  pensé en algo dulce pero el tiramisù lo comoce todo el mundo, la panna cotta necesita nevera... Al final, navegando por internet, encontré la receta de la costrata. Es una tarta con una base de pasta frolla (parecida a la pasta sablé) que se hace con una buena proporción de mantequilla. Se rellena de mermelada, la clásica es de albaricoque, y al final se pone un enrejado de la misma pasta frolla.
La semana pasada nos invitaron unos amigos a una barbacoa para la reinauguración de su casa después de unos meses de reforma. Volví a hacer una crostata, esta vez rellena de moras que había cogido en Valsaín. Y éste es el resultado.


La masa de la tarta la encontré en el blog la zuccheriera que debéis de visitar si todavía no lo conocéis. La masa la he hecho con el Thermomix pero si pincháis en el enlace, encontraréis cómo hacerla a mano.

Ingredientes:
PARA LA MASA:
250 gramos de harina
50 gramos de maizena
1 cucharadita de levadura royal
150 gramos de mantequilla fría en trocitos
una pizca de sal
150 gramos de azúcar glas
1 huevo entero
PARA EL RELLENO:
Mermelada de la que más nos guste.

Preparación:
1. Ponemos el azúcar en el vaso del TH y lo ponemos a vel. 9 hasta que el azúcar quede convertida en polvo(azúcar glas). La sacamos del vaso y la reservamos.
2. Ponemos los ingredientes en el vaso en el mismo orden en el que están escritos. Programamos 20 segundos a vel. 6. Sacamos del vaso, hacemos una bola, la envolvemos en papel film y la dejamos reposar en la nevera al menos media hora.
3. Sacamos la masa de la nevera. Sin tocarla mucho con las manos para que nos se ponga blanda, la ponemos entre dos hojas de papel film y la estiramos con ayuda de un rodillo. Quitamos una de las hojas de papel y con ayuda del otro ponemos las masa sobre un molde desmontable. Yo utilizo un molde para quiche que no es profundo. Colocamos la masa, apretamos contra y fondo y  las paredes y pasamos el rodillo por el borde para cortar los sobrantes.Estiramos las masa sobrante y hacemos tiras que meteremos en la nevera para que se pongan duras y las podamos manejar.
4. Mientras, extendemos la mermelada sobre la masa. Sacamos las tiras de la nevera y las ponemos sobre la mermelada formando un enrejado.
5. Metemos al horno a 200º hasta que esté dorada. Desmoldamos con mucho cuidado en caliente para que no se ponga chiclosa y dejamos enfriar.

Comentarios

Piligoto ha dicho que…
Te ha quedado estupenda, debía de estar de rechupete. Saludos.
LA COCINERA DE BETULO ha dicho que…
Muy bonita con el enrejado y seguro que muy buena esta crostata.
Además cambiando de mermelada ya cambias su sabor.
Besos y feliz domingo.
Juana ha dicho que…
Que bonita tu crostata!!, es el estilo de tarata que a mi me gusta!!
Besitos!
Natalia ha dicho que…
que buena pinta tiene esta tartita!!!!umh,ahora mismo te copio la receta.un besote.
MariMar ha dicho que…
cuñadita me parece la crostata di zia Franca, y creeme es famosa por lo bueno que las hace, te estas volviendao una "meravigliosa cuoca italiana"...Ah me estaba olvidando "ti voglio un mondo di bene"
arriety ha dicho que…
Muchas gracia a todos por vuestras visitas y comentarios. Es una tarta realmente maravillosa que debeis intentar hacer.
Cognata, sono felice di sentirti. Veramente si asomiglia alla crostata di zia Franca? La prossima volta la faccio io. Baci

Entradas populares