Spaghetti ai frutti di mare



Vamos a menudo a Italia para visitar a la familia y allí he aprendido que hay algunas reglas para la pasta que no se pueden pasar por alto.

* La pasta debe ser italiana. Hay muchas marcas unas mejores que otras, pero todas ellas se pueden cocer al dente y que no sepan a crudo.

* Hay que respetar el tiempo de cocción que viene en el paquete de la pasta. Por regla general, se suele cocer 2 minutos menos porque al final se deberá calentar junto con la salsa.

* Para cocer la pasta hay que guardar las proporciones deci, centi, mili: 10g de sal, 100g de pasta, 1000g o 1 litro de agua.

* Hay que utilizar una cacerola grande y alta. La sal se añade cuando el agua hierve y en este momento también se añade la pasta. Hay que removerla suavemente hasta que vuelva a hervir y después moverla de vez en cuando.

* Cada tipo de pasta sirve para unas recetas específicas. Así, la carbonara se hace con spaghetti, la matriciana con bucatini...

* Hay que guardar un poquito de agua de la cocción de la pasta por si la salsa queda muy espesa.

Ingredientes:
500 g de spaghetti.
500 g de mejillones.
300 g de almejas (pueden ser berberechos o chirlas).
1 calamar entero no muy grande o 250 g de anillas de calamar.
250 g de gambas peladas, pueden ser congeladas.
1 bote pequeño de tomate natural troceado.
3 dientes de ajo.
1 guindilla pequeña o cayena.
5 cucharadas de aceite de oliva virgen.
1 cucharadita de pimentón (la receta original no lo lleva pero me gusta el sabor).
Medio vasito de vino blanco.

Preparación:
1. Ponemos las almejas en agua con sal durante un rato para que suelten la arena que puedan tener dentro. Limpiamos los mejillones quitando las barbas y rascando las conchas con un cuchillo. Ponemos las almejas junto con los mejillones al fuego, en una cacerola tapada, con un poquito de agua y los dejamos hasta que se abran. Quitamos las conchas y reservamos. Si algún mejillón o almeja no se abre los desechamos.

2. Dejamos que las gambas se descongelen y si son frescas las pelamos y reservamos los cuerpos.

3. En una sartén grande ponemos el aceite y cuando esté caliente doramos los dientes de ajo picados y la cayena. Si no gusta demasiado el ajo, se pueden añadir enteros y retirarlos una vez que hayan dado sabor.

4. Añadimos el calamar en anillas y rehogamos bien. Ponemos la cucharadita de pimentón, removemos para que no se queme y añadimos el vino blanco, dejando que hierva un poquito para que se evapore el alcohol.

5. Echamos en la sartén el tomate troceado y dejamos cocer 5 minutos. Después añadimos el jugo, colado, que han soltado los mejillones y las almejas. Dejamos cocer 15 o 20 minutos. Cuando la salsa prácticamente está hecha, añadimos las almejas, los mejillones y las gambas y dejamos que den un hervor. Se debe evaporar parte del caldo pero la salsa no debe quedar demasiado seca. Se rectifica de sal al final.

6. Mientras ponemos en una cacerola agua suficiente para cocer la pasta. Cuando hierva añadimos la sal, ponemos la pasta y la dejamos cocer el tiempo que indica el paquete menos 2 minutos. Removemos de vez en cuando. Una vez cocida, escurrimos el agua, guardando un vasito por si hiciera falta para la salsa, y volvemos a poner la pasta en la cacerola.

7. Volcamos la salsa que hemos preparado en la cacerola y removemos bien. Lo ponemos al fuego y lo dejamos cocer durante 2 minutos removiendo para que la pasta no se pegue y absorba la salsa. Si se queda un poquito seca, añadir el agua de la cocción de la pasta que habíamos reservado.

8. Servimos inmediatamente, esta pasta no espera.

Comentarios

MariMar ha dicho que…
BRAVISSIMA COGNATINA
Paloma ha dicho que…
Me encanta.....

Entradas populares